aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 28 de julio de 2009

'Miénteme (Lie to me)' en FOX



FOX preestrenará 'Miénteme (Lie to me)' en primicia en España el próximo 27 de julio, a las 21.30 horas, con la emisión de los tres primeros episodios. La serie estará de forma continuada en antena todos los lunes, a las 22.20 horas, desde el próximo 31 de agosto.

“Miénteme” parte de una original premisa: “cualquier persona puede llegar a mentir hasta tres veces en diez minutos de conversación”, y de la vida y las experiencias de un personaje real, el psicólogo Paul Ekman, considerado por la revista Time una de las 100 personas más influyentes del mundo, gracias a su habilidad para descubrir pistas escondidas tras los gestos, el tono de voz o el lenguaje corporal de la gente, un don que puede ser muy útil en una investigación policial.

Las experiencias y los libros de Ekman están detrás del argumento de la serie y el personaje protagonista, el ex policía y doctor Cal Lightman, está hecho a la medida de su referente original, un retrato en el que Ekman-Lightman aparece en la pantalla con los rasgos inconfundibles del británico Tim Roth (“Reservoir Dogs”, “Pulp Fiction”, “Todos dicen I Love You”, “El planeta de los simios”, “Funny Games”) en la que es su primera incursión en una serie de televisión norteamericana.

Escrita y creada por Samuel Baum (“The Evidence”) y producida por Brian Grazer (“24”, “Shark”, “Arrested development”, “Ángeles y demonios”, “Frost Vs. Nixon”) “Miénteme”, producción de Twentieth Century Fox Television, gira en torno a Cal Lightman, un ex policía experto en interpretar el lenguaje corporal, que decide abrir una agencia de detectives especializada, precisamente, en resolver casos a través de detectar la mentira en el rostro y en los movimientos de los sospechosos.

Esta especie de “detector de mentiras humano” inicia su nueva andadura profesional en compañía de una psicóloga clínica, la doctora Gillian Foste, que complementa su labor desde el conocimiento académico y a la que da vida la actriz Kelli Williams, conocida por su papel de Lindsay Dole en la serie “El abogado”, que regresa a una gran producción con este papel.

Cal Lightman es el mejor experto en engaño del mundo, un científico que investiga los gestos y los movimientos involuntarios del cuerpo, no sólo para averiguar si los otros mienten, sino también por qué lo hacen. Puede descubrir la verdad sólo con analizar la expresión de una persona, sus posturas, el tono de su voz y el estilo de su discurso. Si alguien se encoje de hombros, mueve las manos o levanta levemente el labio superior, Lightman ya sabe que miente. Estudiando los gestos de los demás, puede leer sus sentimientos, desde una atracción sexual reprimida hasta los celos. Su habilidad es una bendición para su trabajo, pero una condena para su vida personal, ya que no puede abstraerse de aplicar sus mismos métodos con sus familiares y sus amigos, lo que le pone en situaciones incómodas.

El trabajo de Lightman es también fundamental para todos los cuerpos policiales, agencias gubernamentales y el FBI, que cuentan con sus servicios para solucionar sus casos más complejos. Para llevarlo a cabo, el protagonista ha creado un equipo de expertos, “El Grupo Lightman”, en el que participan la ya mencionada Dra. Foster, su verdadera mano derecha; Eli Loker (Brendan Hines – “Terminator: The Sarah Connor Chronicles”), un investigador tan fiel a la verdad que siempre dice todo lo que piensa, sin importarle sus consecuencias; y Ria Torres (Monica Raymund - “Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales”), la última incorporación al grupo, muy hábil en detectar los engaños y las manipulaciones.


Nota de Prensa


lunes, 27 de julio de 2009

Sócrates (Dir. R. Rossellini 1970)




-> Aquí con subtítulos en castellano.

El más sabio de los atenienses es c0ndenado a muerte por un tribunal popular. Los vestidos a veces divertidos y faltan las vocales con acento de los subtítulos, pero el relato sigue siendo conmovedor. La injusticia como ignorancia y una visión de la muerte que, aunque impecable, no deja de dar vértigo. Cuando sea mayor quiero ser así.

Gracias a José Gómez lo encontré en Filolaberinto Bachillerato.

Un clamor: "Font de Mora, dimisión"


El sector de la enseñanza exige un cambio de rumbo tras la sentencia del TSJ

Un nuevo revés judicial contra los dirigentes de la Consejería de Educación, y nadie tiene previsto asumir responsabilidades. Ayer los sindicatos de la enseñanza, unánimemente, exigieron al consejero, Alejandro Font de Mora, su dimisión "inmediata" una vez que el Tribunal Superior de Justicia ha tumbado su ocurrencia de que Educación para la Ciudadanía se diera obligatoriamente en inglés. (leer más)

sábado, 25 de julio de 2009

Los jueces tumban la ocurrencia de Camps de dar Ciudadanía en inglés


El TSJ valenciano anula la objeción de conciencia y el trabajo alternativo

JAIME PRATS - Valencia - El País 25/07/2009. La Generalitat valenciana ha perdido el pulso que sostenía contra la comunidad educativa, el Gobierno y el sentido común: Educación para la Ciudadanía no se puede impartir obligatoriamente en inglés. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha tumbado los pilares sobre los que el Gobierno que dirige Francisco Camps, del PP, cimentó su boicot a la asignatura. La sentencia, que recurrirá el Consell, anula la imposición de dar la materia en inglés, pero también la posibilidad de aprobar mediante la elaboración de un trabajo, así como la opción de que los alumnos puedan acogerse a la objeción de conciencia. (Leer más)

-> Editorial: Varapalo legal a Camps

-> ENTREVISTA: VICENT BAGGETO Asociación de directores de IES. "Toda la comunidad educativa rechazó esta orden descabellada"


La falta de compostura, por Adolf Beltrán:

El País 25/07/2009

El consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, le ha cogido el gusto a eso de incumplir sentencias. No contento con echar a la basura hasta una quincena de fallos de los tribunales Superior y Supremo que obligan a la Generalitat a homologar los títulos de valenciano y catalán, ayer reaccionó al varapalo que el Tribunal Superior de Justicia propinó a su ocurrencia de obligar a impartir Educación para la Ciudadanía en inglés con este comentario de pícaro: "No tiene efectos prácticos porque ya habíamos hecho una moratoria". No es de extrañar, visto el panorama general que ofrecen el gobierno de Francisco Camps y su partido, que ese señor de Vila-real quiera también hacerse el longuis cuando debería estar redactando ya su dimisión, una vez que su prepotente gestión ha sido desautorizada por los jueces de manera tan contundente. Ya se sabe que, a grandes apuestas, grandes pérdidas, por lo menos en el universo real donde los hechos tienen consecuencias. Que no es el caso.

Plagado de desplantes y chulerías, el recorrido de la ingeniosa orden del Consell conducía, a todas luces, hacia la catástrofe. Sin embargo, ni a Camps ni a Font de Mora, ni al señor Costa, ni a nadie en el PP, lo que no deja de resultar llamativo, se les ha visto dudar en esa demostración de testosterona ideológica. "La izquierda no quiere que los alumnos valencianos aprendan inglés", alegaron ayer los populares como toda respuesta. Y se quedaron tan panchos. ¿Autocrítica? ¿Propósito de enmienda? ¿Alguna apelación al sentido común o la decencia?

Los gobernantes valencianos tienen un problema con la educación, no sólo la que se imparte en las aulas, sino también aquella, tan clásica, que se refiere a los modales. ¿No les deja estupefactos la forma en que Rita Barberá celebra las reiteradas victorias electorales? La noche de las recientes elecciones europeas, por ejemplo, su comportamiento era más propio de un hooligan desatado que de la alcaldesa de una ciudad civilizada. No, no era un problema de euforia o de alegría, del todo comprensibles ante la abultada victoria conseguida. Eran las alusiones a los perdedores como si fueran seres venidos de otra galaxia, intrusos despreciables en un dominio que se identifica estrictamente con los contornos de los incondicionales.

Hablar del deterioro de la calidad democrática en estas tierras puede parecer superfluo. Apelar a la lealtad puede ser tachado de ingenuo. Reclamar diálogo, ¡ay!, sólo consigue levantar sonrisas. ¡Y después quieren conseguir cosas que exigen un cierto nivel de pacto, de esfuerzo, de concertación o de complicidad, como una financiación autonómica que no delate las vergüenzas políticas e institucionales! Pero, antes que nada, se nota a faltar la compostura, un cierto sentido de la estética pública, que es algo muy distinto a los trajes, los bolsos y las corbatas de marca.

De momento, la entropía de tanto sectarismo alegre y combativo se acumula, mientras ahí fuera ocurren ciertas cosas, como el impulso federal que el nuevo modelo de financiación implica, como la reorganización, a ojos vista, del mapa de cajas de ahorros en España, como... La agitada actitud de Camps, Font de Mora, Costa, Barberá y los suyos en la escena pública empieza a parecerse a una estampida.


jueves, 23 de julio de 2009

Atentado Cultural - La SGAE (vía CEDRO) ataca de nuevo


Se pretende obligar a las bibliotecas públicas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para 'resarcir' a los autores. Mientras la gente de a pie apenas llega a fin de mes, los ya millonarios se forran a cuenta nuestra. No consientas tamaño atentado contra la cultura y pasa este mensaje a todos tus amigos.


POR EL PLACER DE LA LECTURA:

La SGA (Sociedad General de Autores) ataca de nuevo.

Escrito y firmado por José Luis Sampedro, escritor.

POR LA LECTURA

Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus 'clientes' éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl
May.

Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que
estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y a veces también ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos.

Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos, fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.

Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo.

Me quedo confuso y no entiendo nada. En la vida corriente el que paga una suma es porque:

a) obtiene algo a cambio.

b) es objeto de una sanción.

Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura?

Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente
deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.

Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.

¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!

José Luis Sampedro.

Si estas de acuerdo, pásalo. Por el placer de la lectura.


(Gracias Encar)

martes, 21 de julio de 2009

Los Simpson y la filosofía

Gracias Encar.

Pregunta: ¿Quién es el que está entre Marx y Foucault?

Creo que Russell, pero porque lo leí por ahí. ¿Sabe alguien algo del libro que iba a salir en castellano de los Simpson y la filosofía? ¿Ha leído alguien la edición inglesa?

lunes, 6 de julio de 2009

El consejero insumiso


Font de Mora se niega a acatar las sentencias para homologar el título de catalán

El Tribunal Supremo acaba de dictar una última sentencia que obliga a la Consejería de Educación a reconocer la titulación de Filología Catalana en las próximas convocatorias de oposiciones para acceder al cuerpo docente. No es la única. Todas las sentencias emitidas respecto a la unidad lingüística del valenciano y el catalán son muy claras. Y van ya 21 del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana, 3 del Tribunal Supremo y una del Constitucional. La desproporcionada jurisprudencia consolidada al respecto -desde que el Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV) ganó en 1997 el primer recurso en el Constitucional contra la organización ultraderechista Alternativa Universitaria- ha sido ratificada con creces en sucesivos fallos a favor de CC OO, Acció Cultural y las Universidades de Valencia, Alicante y Castellón, que llevan casi dos décadas de lucha en los tribunales por la homologación de un título estatal que la Generalitat no reconoce aún. Y han ganado la batalla. Pero su aplicación no. (leer más)