aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 5 de febrero de 2012

Trastorno bipolar, por Ester Expósito



El trastorno bipolar es una grave enfermedad del cerebro. También se llama enfermedad maníaco-depresiva. Los que sufren trastorno bipolar experimentan cambios de ánimo que no son normales. A veces se sienten muy felices y  animados  y mucho más activos de lo normal. Esto se llama manía. Y a veces los que sufren  trastorno bipolar se sienten muy tristes y  deprimidos y son mucho menos activos. Esto se llama depresión. El trastorno bipolar también puede provocar cambios en la energía y el comportamiento.

Causas del trastorno bipolar

Aunque aún no se conoce la causa exacta del trastorno bipolar, los investigadores piensan que se debe a un desequilibrio de ciertas sustancias bioquímicas en el cerebro. Los trastornos bipolares suelen darse en algunas familias, y más de dos terceras partes de los enfermos tienen al menos un familiar cercano con esta enfermedad o con una depresión aguda. La genética no puede explicar quién enferma y quién no. Es posible que el desarrollo de la enfermedad se deba a un proceso de sensibilización que sugiere, que los primeros episodios de la enfermedad son inducidos o desencadenados por un cambio importante o un acontecimiento estresante, pero que cada episodio ocasiona cambios en el cerebro que aumentan las posibilidades de que se desencadene el siguiente episodio, lo que al final da lugar a episodios producidos de forma espontánea.

Síntomas

Los que sufren un episodio maníaco pueden:

Sentirse muy  alegres o animados
Sentirse muy nerviosos  o alterados/ansiosos
Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común
Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno

Los que sufren un episodio depresivo pueden:

Sentirse muy deprimidos o tristes
Sentirse preocupados y vacíos
Tener problemas para concentrarse
Pensar en la muerte o el suicidio

Episodios mixtos: Son episodios en que incluye síntomas tanto maníacos como depresivos. Es decir: al mismo tiempo depresión y exaltación, hiperactividad, insomnio, ideas negativas. Existe una mayor posibilidad de que el paciente pase a la acción.


Tratamiento

No existe cura para el trastorno bipolar, pero puede ser controlado. El objetivo del tratamiento consiste en un control del desarrollo de la enfermedad a largo plazo. Para lograrlo se utilizan técnicas farmacológicas y psicológicas. El tratamiento farmacológico se basa en el uso de estabilizadores del estado de ánimo y de los tratamientos psicológicos, la única que ha demostrado ser eficaz es la psicoeducación.


Psicoeducación

La psicoeducación hace referencia a la educación o información que se ofrece a las personas que sufren de un trastorno psicológico, aunque este tipo de intervenciones psicológicas también incluyen el apoyo emocional, la resolución de problemas y otras técnicas. También están incluidos los miembros de la familia. La meta es que el paciente entienda y sea capaz de manejar la enfermedad que presenta. Se refuerzan las fortalezas, los recursos y las habilidades propias del paciente para hacerle frente a su enfermedad, para evitar una recaída y mejorar su propia salud y bienestar. La teoría es, entre mejor conozca el paciente su propia enfermedad, mejor puede vivir con su condición.

Trastorno bipolar y la creatividad

Uno de los aspectos más interesantes es que el trastorno bipolar, incrementa la energía creativa de la persona. El trastorno bipolar se encuentra en una cantidad desproporcionada de personas con talento creativo, como artistas, músicos, escritores, poetas y científicos, y algunos relacionan su condición de bipolar a tener creatividad. Mientras que el desorden incrementa la energía creativa, el síntoma de depresión, hace que la persona se ponga rabiosa y frustrada.
Otra teoría es que la manía produce una aceleración en el pensamiento lo que permite una mayor y más rápida generación de ideas, produciendo también una larga asociación de estas ideas e información sin una relación aparente.

Vincent Willem van Gogh

Pintor neerlandés y figura destacada del Postimpresionismo. Pintó 900 cuadros (27 de ellos autorretratos) y 1.600 dibujos, además de 800 cartas, 650 de ellas a su hermano menor que murió recién nacido (puede ser una de las causas de su enfermedad ‘cambio drástico o acontecimiento estresante’). Es conocido por casi todo el mundo como el pintor que se cortó parte de su oreja. (Síntoma del episodio manía ‘hacer cosas arriesgadas’). Se suicidó en 1890 (síntoma del episodio depresivo o mixto ‘pensamientos sobre la muerte o el suicidio y llevarlos a la acción). Algunos autores de libros biográficos sobre Van Gogh, así como especialistas en psiquiatría aseguran que el pintor sufría un trastorno bipolar.


Conclusión

A través de todas las personas que han llegado a ser importantes y han pasado a la historia por su creatividad sufriendo trastorno bipolar, se puede ver que el trastorno bipolar puede ser manejado y que las personas que sufren este trastorno tienen mucho que ofrecer a este mundo.


Fuentes:

2 comentarios:

Guzmán González dijo...

Es frecuente que en las consultas, las personas con trastorno bipolar expliquen que tienen sentimientos de baja autoestima. Vemos que las oscilaciones en el estado de ánimo dejan huella en la autoestima de las personas con trastorno bipolar

Ken dijo...

Definitivamente el trastorno bipolar es una enfermedad que se lleva por toda la vida. Por dicha siempre hay formas de sobrellevar la bipolaridad. Tengo un amigo bipolar y veo su lucha diaria