aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Espinosa, A., El mundo amarillo (cap.2), DeBolsillo 2009, por MARÍA JOSÉ LÓPEZ



La vida de Albert Espinosa cambió cuando tenía 13 años de edad: le diagnosticaron un cáncer; con 14 años le amputaron la pierna izquierda, a los 16 le quitaron el pulmón izquierdo y a los 18 le extrajeron parte del hígado. Su enfermedad le enseñó que morir no es triste, que lo triste es no vivir.
«Siempre me pareció interesante escribir un libro sobre lo que me enseñó el cáncer y cómo eso se puede aplicar a la vida diaria. Me pareció que ahí había un buen libro. Y eso es lo que os intentaré contar en "El mundo amarillo". Este no es un libro de autoayuda, no creo mucho en la autoayuda. Es tan solo un libro donde recojo experiencias que me han servido.»

De esta forma ha dirigido cuatro películas ("Planta 4", "Va a ser que nadie es perfecto", "Tu vida en 65' minutos" y "No me pidas que te bese porque te besaré");, ha escrito guiones para Televisión Española y Televisión de Cataluña y colabora con diversos medios de comunicación.

En resumen el Mundo amarillo es un libro inspirado en los casos reales sucedidos en la vida de Albert Espinosa que según él y el más sabio de los pelones el dolor no existe proviene de pensar que existe. Si piensas que realmente te duele es porque te has concienciado de ello, tienes que ser lo suficientemente capaz como para concienciarte del estado indoloro.

Aquí muestro algunos de los ejemplos expuestos en el libro. En las sesiones de quimioterapia cuando tocaba a pincharse sólo tenía que pensar que una aguja se le acercaría a su piel, la traspasaría y extraería sangre pensar que sería como una especie de caricia extraña y diferente.

Otro día, la enfermera necesitó pincharle 12 veces para encontrar la vena y él solamente sentía una pequeña extraña caricia.

Aquí os dejo una pequeña conclusión de lo que más o menos tienes que hacer para ser inmune a todo tipo de dolores.

- Concienciarse

- Creer que el dolor no existe

- A lo largo del tiempo, acabas siendo indoloro.

- Diferenciar entre el dolor y el pensamiento equívoco



POR MARÍA JOSÉ LÓPEZ (1º BATX.)

Una entrevista al autor

No hay comentarios: