aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 4 de octubre de 2009

Sacks, O., El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Anagrama 2009, por MINERVA GÓMEZ




Capítulo 5. MANOS

Este capítulo relata la historia clínica de Madeleine, una anciana de 60 años, ciega de nacimiento con parálisis cerebral y movimientos involuntarios en ambas manos.

Muy lejos de ese aparente retraso, Madeleine era una mujer culta e inteligente. Lo que sabía lo ha aprendido escuchando lecturas a través de otras personas. Ella no conocía el método Braille, sentía que sus manos eran “inútiles”. En realidad su enfermedad no tenía relación con la impercepción de las cosas, ya que poseía la sensibilidad necesaria en ellas para poder percibir.

Madeleine, a sus 60 años aún no había descubierto sus manos, el deseo de explorar las cosas, el impulso de conocer y palpar lo que le rodeaba. Involuntariamente, con el deseo de protegerla y ayudarla, su familia le había bloqueado ese impulso. Siempre se lo habían hecho todo. Sus manos eran inocentes, nunca las había utilizado, no habían percibido ninguna forma ni textura.

El impulso inducido por el doctor Sacks, hizo que Madeleine descubriera las formas y las visualizara a su manera. Ante ella se abría un mundo nuevo y bello. La belleza de las cosas más simples la mostraba modelando figuras de barro.

Sus manos pedían cada vez más explorar el rostro y el cuerpo humano de forma delicada y meticulosa, reproduciéndolo en esculturas con rasgos sencillos pero expresivos. Así Madeleine llegó a ser conocida en poco tiempo como la Escultora Ciega de St. Benedict’s. Gracias a ese primer impulso inducido por el doctor Sacks y la inteligencia de Madeleine, sus manos aletargadas durante 60 años despertaron y, con ellas una enorme sensibilidad artística.

Esta historia nos debe hacer recapacitar sobre los enfermos neurológicos, muchas veces subestimados y discriminados. Creo que ante un enfermo de estas características deberíamos hacernos la siguiente pregunta. ¿Miramos más allá de lo que vemos?

Por MINERVA GÓMEZ (1º Batx)

No hay comentarios: