aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 14 de diciembre de 2008

La filosofía va al cine: Saw, por Beatriz Romero


La película de Saw no es una película solo, sino que son varias entregas pero todas tratan de lo mismo pero con distintos personajes.
El tema principal de Saw podríamos decir que es el valor que le da a la vida el protagonista principal de la película.
El “protagonista”, el que da la trama a la película, es un hombre que era normal hasta que un día le informan de que sufre un cáncer terminal que tarde o temprano acabará con su vida.
Una vez enterado del cáncer que sufre, empieza a observar a la gente de su alrededor que siempre se están quejando de su vida pasándoles tonterías o que están siempre amargándoles la vida a otras personas.
Así que en ver esas cosas decide secuestrarlos uno a uno y hacerles una serie de pruebas en las que si quieren sobrevivir de verdad tienen que hacer una serie de cosas que él les manda y si no las hacen en un tiempo determinado mueren.
Saw puede parecer una película muy sangrienta debido a las pruebas que se hacen porque todas resultan muy “asquerosas” y crueles pero si dejando a un lado esas cosas la miras bien, es muy buena película porque te da mucho que pensar sobre lo poco que valoramos la vida cuando deberíamos apreciarla mucho más.

El protagonista de la película hace todo eso porque quiere que la gente sepa apreciar su vida, porque está visto que hasta que no les pasa algo malo no saben valorarla.
La vida como muchas veces han dicho, son dos días y hay que saber disfrutarla al máximo viendo sus cosas buenas y no amargándonos por tonterías o amargando a los demás porque cualquier día puede pasarte lo que le pasó al protagonista de Saw y sufrir un cáncer terminal o cualquier otra cosa que vaya a acabar con tu vida y ahí si que ya no podrás hacer nada.
A ver, para que lo entendamos mejor voy a poner unos ejemplos de algunos casos en el que aprender a valorar la vida sería muy interesante.
Por ejemplo, un yonqui se pasa media vida emborrachándose y drogándose a todas horas por cualquier lado y poco a poco se va quitando la vida a sí mismo sin pasarle nada, tan solo por diversión. Aquí como veis; el yonqui no sabe apreciar la vida porque si la supiera apreciar ni se le pasaría por la cabeza hacer eso y pasaría el tiempo haciendo otras cosas de valor y no matándose a si mismo.
Otro ejemplo de alguien a quien no solo no sabe apreciar la vida, sino que además se la quiere fastidiar a personas inocentes podría ser el de los violadores. Un violador para hacer eso tiene que tener la sangre fría y el violar a alguien inocente que sí que aprecia la vida es de ser una mala persona y no saber apreciar su vida tampoco porque para hacer eso es que su vida le resulta demasiado “mala” y tiene que fastidiar también la de los demás.
Y bueno como casos podría decir muchísimos más, como un hombre que engaña a su mujer, ese hombre por ejemplo no es que no aprecie su vida sino que no sabe valorar lo que tiene y también está fastidiándole la vida a su mujer engañándola con otra. O el caso de una persona muy chivata que solo quiere hacer correr rumores malos de ciertas personas para crear conflictos entre ellas y así también hacer poco a poco que esas personas se cansen de su vida y acaben por no valorarla.

De todos estos casos que he dicho si os habéis dado cuenta había algo que siempre se repetía en cada ejemplo y era el: “No valora su vida”.
El protagonista de Saw les hace sufrir tanto a ese tipo de personas porque no les pasa nada si no quieren, y lo tienen todo y aun así se quejan y piensan que su vida no merece la pena y eso a él le hace enfurecer. Porque él teniendo un cáncer terminal ya no puede hacer nada para vivir más tiempo y si estuviera sano ya le gustaría estar como ellos están con esos “problemillas” tontos que se montan cada uno.
Al protagonista todos esos casos le dan mucha rabia, pero en mi opinión creo que el que más le daría aun sería el del yonqui.
Porque el yonqui es una persona sana hasta que empieza a meterse de todo en el cuerpo y se empieza a matar él mismo y él que tiene un cáncer terminal que sí que se tiene que morir irremediablemente ver cómo una persona está provocando su propia muerte sin motivo alguno para hacerlo -tan solo por entretenimiento- hace que luego le haga las pruebas que le haga.

Ya saliendo un poco de lo que es la película, de las pruebas escabrosas que les hace hacer a esas personas y tal, sí que es cierto que hay muchísima gente ya en la vida real, que siento yo también que la vida no la aprecia porque se quejan por nada. Cualquier tontería que les pasa para ellos ya es que su vida no vale nada, que les pasa de todo, que son unos desgraciados, ¡que se quieren morir!
En la calle puedes oír todos los días mil veces cosas como las que he dicho, en personas que las ves y dices: ¡pero si tienen un aspecto genial! , o que las oyes por los temas de los que se quejan tanto y piensas que esa gente esta loca porque decir lo que dicen a veces es fuerte ya.
El protagonista de Saw hace unas pruebas muy fuertes, pero en verdad si las piensas bien están bien pensadas las cosas porque es en algunos casos como “hacerles pasar ahora de verdad el problema por el despreciaban su vida”.
Por ejemplo en una de las películas de Saw, si no recuerdo mal, sale una chica que siempre se estaba drogando -era como una yonqui prácticamente- y le hacen una prueba en que le tiran un gas que en cuestión de minutos la podía matar y para salvarse y no morir tenía que coger un antídoto y bebérselo, pero ese antídoto estaba en una vitrina que había que abrirla con una llave que se encontraba en una bañera con cientos de agujas de droga y la hace tirarse allí encima clavándose las agujas.
Es de ahí el que digo que hacía pruebas donde sí que iba a ser necesario, ahora en serio, pasar por el “problema” que tenían para poder salvarse y así demostrar que sí que apreciaban su vida al fin y al cabo, pero que no se daban cuenta hasta que no sufrían algo gordo en sus propias carnes.

Apreciar la vida, y no comernos la cabeza por tonterías ni fastidiar a los demás es lo que pretende esta película, está hecha de una forma sanguinaria porque a la gente así -creamos o no- nos atrae más verla. Pero lo que pretende es eso, aunque mucha gente no acabe de pillarle el tema bien del todo y piense que solo es una película asquerosa, que sepan que sí es asquerosa, porque eso nadie lo puede negar, pero el tema al final resulta muy interesante.
Yo en mi opinión, pienso que la gente debería de pensar las cosas más antes de hacerlas o decirlas porque la vida bien mirada es un ratito, que no se va a volver a repetir nunca más, por desgracia, una vez muramos. Así que no nos calentemos la cabeza por tonterías que nos pasen o días malos que tengamos -que eso lo tenemos todo el mundo- y tampoco perdamos el tiempo drogándonos porque al fin y al cabo ¿qué ganamos con eso? Ventaja para morirnos antes, lo único.
Como bien diría el protagonista de Saw:
“Vivir o morir. Tú decides.”
Cuidemos de nosotros mismos, cuidemos de los demás y todo irá mucho mejor. Y sobretodo, valora cada momento.
Las pequeñas cosas, creáis o no, son las que le dan sentido a nuestra vida.

Por Beatriz Romero (1º Bachillerato)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno, enserio. :)