aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

lunes, 15 de diciembre de 2008

La filosofía va al cine: Sleepers (1996), por Laura Gómez


Mi película es muy emotiva a la vez de triste. Explico algo de la película para saber de que va, pues esta película trata sobre cuatros niños de barrio que son traviesos pero que no tienen maldad ninguna y un buen día -o malo según se mire- quisieron jugar a quitarle el carrito al de los perritos calientes. Uno cogía el perrito caliente y se iba sin pagar, entonces el del carrito salia corriendo detrás de él y los demás tenían que comerse los perritos gratis, pero sale mal y se llevan el carrito y lo dejan colgando por unas escaleras del metro y se les escapa, justo cuando pasa un hombre por hay y lo dejan en coma. Entonces los meten en un correccional de menores, y en ese correccional pasan un infierno porque los guardas de allí les torturan, le pegan, los dejan aislados, les violan.... y así hasta el ultimo día y al ser mayores todos cambian. Dos chicos se hacen criminales asesinos y otro es periodista y otro abogado, y de mayores hacen su venganza.
Más o menos esa es la historia aunque me falta comentar la venganza porque la hacen perfecta. Esta película te da mucho de pensar porque los pobres niños de pequeños han tenido ese infierno porque los han tratado muy mal y luego no son capaces ni de contárselo a nadie porque están aterrados, por eso de mayores dos se hacen delincuentes y eso que de pequeños querían ser sacerdotes pero los malos recuerdos te hacen pasar una mala jugada. Los criminales se encuentran a uno de los guardas y lo matan por todo lo que les había hecho, pero yo me pregunto ¿eso está bien? Porque matar a una persona está mal, pero si ha sido tan malo contigo en tu infancia cuando solo eras un niño, pues yo también querría matarle, sinceramente, y no me costaría apretar el gatillo.
Cuando lo meten en la cárcel los otros dos amigos empiezan a maquinar un plan. Ya había muerto uno, ahora iban a por los otros tres. El abogado iba a coger el caso para hacer de fiscal y abogado defensor a la vez, dándole las preguntas al otro abogado. Pero todos tendrían que creer que era el fiscal. En el juicio llevan a los testigos que estaban ese día del asesinato y les hacen dudar de si les vieron o no, y en verdad lo hacen con mucho ingenio.
Hacen que maten a uno, hacen que uno confiese en el tribunal y hacen que otro acabe en la cárcel por ser corrupto y lo consiguen. Consiguen que los dos amigos salgan fuera y la mejor escena de la película para mí es la del final, que, después de tanto tiempo, los cuatro amigos vuelven a juntarse y vuelven a ser niños de nuevo, por un día. Esa escena es preciosa, me pone los pelos de punta cada vez que veo eso, los cuatro felices y por fin felices después de tanto tiempo. Me encanta esa escena, más que nada porque esta película me hace reflexionar sobre la infancia, cuando solo eres un niño. Depende de cómo te traten acabas siendo de una forma o de otra y eso es muy duro, porque no es solo por correccionales sino porque te peguen, o te traten mal, o no te quieran.... todo eso hace que tú de mayor estés reprimido y hagas lo mismo.
En verdad todo lo que hacen para que los guardas lo pasen mal no me parece nada mal, porque se merecían recibir de su propia medicina. Porque eran unos violadores, que en vez de estar en ese correccional para corregir a los niños estaban para ponerlos peores. Yo en la película veo lo felices que eran de pequeños y me da una pena que luego se estropeen así. ¡Ah! y se me ha olvidado, consiguen que se salven saliendo de la cárcel gracia al cura de su parroquia cuando eran pequeños porque uno de ellos le cuenta la historia y el cura piensa ser o no ser el testigo que les haga salvarse. Al final miente por ellos, por lo que le hicieron, aun siendo cura hace todo lo que puede para hacer justicia y eso también me da mucho respeto, eso de que un cura jure ante dios que no va a mentir y luego lo haga por lo que le hicieron cuando eran pequeños. Es muy bonito porque aun siendo cura hace lo que se supone que es pecar, porque sabe lo mal que lo pasaron.
Y el mismo cura lo dice porque él decía que a él lo metieron en el mismo correccional junto a otro amigo y cuando salieron a su amigo lo mataron porque era un delincuente y él se hizo cura. Cada uno escoge su camino tal y como lo ve. En verdad yo no sabría decidirme por saber qué hacer, si lo paso muy mal, y creo que eso no cambiará nunca. Igual me haría delincuente y si lo paso mal, pero pienso que algún día puede cambiar, pues seguiría con mi vida como los otros dos, que uno se hace abogado para hacer justicia en el mundo y otro periodista, por lo mismo.
La amistad es algo muy fuerte y muy bonito, porque de pequeños son tan amigos y nunca se separan por nada. Siempre haciendo sus aventuras juntos y sus travesuras. También es que eran inseparables y llegaron al correccional, que cambiaron tanto que fuera no eran los mismos, pero ninguno de los cuatro era el mismos. No tenían la misma amistad que antes, seguían queriéndose mucho, pero no hablaban igual, no actuaban igual, no hacían nada igual. Nunca fueron los mismos hasta la noche cuando acabó todo y empezaron a ser los mismos de antes.
Me hace mucho que pensar que en esta vida el mal o el bien no es algo que es así, solo así, y ya esta, pero el bien o el mal es muy relativo porque para mucha gente que no sabía su historia el haber matado a ese hombre estaba muy mal, porque no hay que matar ha nadie. Pero para ellos eso había estado bien pues habían matado a alguien que les hizo la vida imposible de pequeños y le arrebató su infancia sin ningún derecho. Eso es que cada vez que lo veo me hierve la sangre porque es lo peor que puede hacer cualquier persona, solo por ser mas mayor y tener más autoridad que los niños no tendrían que haberles echo eso porque les ha destrozado la vida para siempre.

Por Laura Gómez (1º Bachillerato)


No hay comentarios: