aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 27 de mayo de 2008

Nietzsche, Crítica a la racionalidad occidental y a la modernidad, por David Llobel-Corleone

El sentido de la filosofía de Nietzsche, es someter a crítica la autosatisfacción de occidente, por creerse la única cultura conocedora de la verdad, en progreso científicamente y fundamentada en leyes racionalmente universales. Pero Nietzsche, sospecha de que esta cultura occidental vive en un engaño, en el que la mayoría construye un mundo irreal por petrificación de metáforas, conceptos, con el fin de sobrevivir ante la verdadera realidad que es el cambio constante, la diferencia, el caos, el fluir incesante que mencionaba Heráclito. Frente a este movimiento incesante, occidente renegará de los sentidos y depositara su total confianza en la razón.

Nietzsche, para realizar esta crítica a occidente, utilizará el método genealógico, por el cual rastreará los orígenes de la cultura occidental, para saber como surgen sus formas de valorar el mundo. Este método, indicará que la cultura occidental proviene del miedo, y no de la búsqueda de la verdad, como ocultaban bajo la voluntad de poder los llamados filósofos-momia. Es surgida por tanto, por nuestra fragilidad ante el caos, que pone en funcionamiento la razón para construir un mundo irreal en el que todo este organizado y nos permita sobrevivir.

La cultura occidental crea este mundo irreal a partir del origen del lenguaje, su carácter metafórico, que nace de la necesidad de expresar una experiencia vital propia, ya que el lenguaje no reproduce la realidad en sí, si no que es mas bien una forma de creación, de expresarse más de que describir. Es a partir de su origen, donde los que no son capaces de soportar la libertad de vivir, los que fijan las metáforas, para pasar a ser conceptos, compartidos por todos. Ahora bien, esta creación de conceptos va desde la sensación de esa realidad cambiante que experimenta el individuo, hasta el concepto final, pasando por la imagen que intenta copiar la sensación como una metáfora, y que pasará a ser palabra cuando expresemos situaciones similares. Así se producirá la generalización, un pacto gregario que originara el concepto, petrificando la metáfora y evitando la amenaza y la incomodidad que le produce la diversidad.

Es este pacto gregario, esta convención de utilizar determinados términos en determinadas situaciones y contextos, la que significará la verdad, y todo aquel individuo que acepte estos términos fruto de la convención, el que estará en lo verdadero, y por el contrario, para aquel que no lo acepte se creara el concepto de mentira, como método de seguridad para que ese pacto no se rompa. De aquí derivará el titulo de su obra, y Nietzsche clasificará a aquellos que aceptan el pacto en débiles, el rebaño, y aquellos que creen sus propias verdades, su propia realidad, serán los fuertes, el superhombre.

Sobre la verdad y la mentira mencionada anteriormente, Nietzsche defiende el perspectivismo, a partir de la genealogía del lenguaje, en el que no hay un mundo verdadero sino distintas interpretaciones que creamos para organizarnos, que serán múltiples, asi como su sentido. Así para Nietzsche lo importante será experimentar la plenitud de la individualidad y aprender a vivirla como pluralidad, y para ello el termino que mas se acerca al cambio constate de la realidad es la “vida”, ya que representa totalmente los cambios, la individualidad, la diversidad, y en definitiva, la perspectiva propia.

Retomando la crítica a la cultura occidental Nietzsche augura el hundimiento de sus valores el vacío de su sentido, ya que todo hace referencia a un mundo engañoso, y esta enfermedad que padece occidente se llama nihilismo. Esta sociedad sufrirá un nihilismo pasivo, al que nuestro filosofo responderá con un nihilismo activo, por el cual la necesidad de destruir esos valores enfermos y construir unos nuevos, aunque sean personales e intransferibles, es imprescindible para que el hombre recupere su salud. Este proceso consistirá en matar a Dios, que significara la destrucción de valores y de la cultura, y a partir de ahí construiremos nuestros propios valores mediante la voluntad de poder, y así nos superaremos y entraremos en el camino de la liberación individual, propuesta como una decisión individual, que solo podrá lograr el superhombre, creador de valores propios y medico de la cultura ante el nihilismo pasivo. Así, este superhombre o suprahombre, será su propio Dios en cuanto que creara sus valores con total libertad, sin seguir ningún modelo como lo haría el hombre del rebaño, el débil, que seguiría los valores de la mayoría.

En conclusión, Nietzsche curará la cultura occidental, enferma por sus valores, después de realizar una profunda crítica, y esta curación consistirá en la creación de valores, desde el perspectivismo, pues no hay ninguna verdad absoluta ni realidad que se pueda conocer, ya que esta en un continuo cambio. A todo esto añadirá que la importancia del arte, en cuanto que se refiere a la realidad individual sin fracasar llegando a la conceptualización, y así el superhombre naufragará en un mar de cambios constantes y se podrá dedicar a vivir sin ningún miedo.

David Llobell

2 comentarios:

Anónimo dijo...

wenas!!
la verdad llevo varias veces entrando en este blog cuando tengo fecha de algun examen,y leyendo lo que escribes me resulta mucho mas comprensible :)

Oscar Fernández dijo...

Una alegría que los comentarios de bastantes autores sea de ayuda. Para eso están ahí. Gracias por el comentario.