aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 18 de marzo de 2012

Síndrome de Asperger, por Ester Expósito



El síndrome de Asperger es un conjunto de condiciones mentales y conductuales que forma parte del espectro de trastornos autísticos. A menudo se considera una forma de autismo. Las personas con este síndrome tienen dificultad para interactuar socialmente, repiten comportamientos y, con frecuencia, son torpes.  El sujeto afectado muestra dificultades en la interacción social y intereses en áreas que suelen ser muy restringidas. Se diferencia del trastorno autista en que en el trastorno de Asperger no se observa retraso en el desarrollo del lenguaje.


Causas

En 1944, Hans Asperger denominó este trastorno "psicopatía autista". La causa exacta se desconoce, pero es muy probable que una anomalía en el cerebro sea la causa del síndrome de Asperger. Existe una posible relación con el autismo y los factores genéticos pueden jugar un papel. El trastorno tiende a ser hereditario, pero no se ha identificado un gen específico. La afección parece ser más común en los niños que en las niñas. Aunque las personas con síndrome de Asperger con frecuencia tienen dificultad a nivel social, muchas tienen inteligencia por encima del promedio y pueden sobresalir en temas como la programación de ordenadores y la ciencia. No se presenta retraso en su desarrollo cognitivo, habilidades para cuidar de sí mismos ni en la curiosidad acerca de su ambiente.

Síntomas

Las personas con síndrome de Asperger se vuelven  demasiado concentradas u obsesionadas con un solo objeto o tema, ignorando todos los otros. Quieren saber todo sobre este tema y hablan poco de otra cosa.
-Los niños con el síndrome de Asperger presentarán muchos hechos acerca del asunto de su interés, pero parecerá que no hay ningún punto o conclusión.
-Con frecuencia, no reconocen que la otra persona ha perdido interés en el tema.
Las áreas de interés pueden ser bastante limitadas, como una obsesión con los horarios de los trenes, directorios telefónicos, un aspiradora o colecciones de objetos.

Las personas con síndrome de Asperger no se aíslan del mundo de la manera como las personas con autismo lo hacen. Con frecuencia se acercarán a otras personas.
-Su lenguaje corporal puede ser nulo.
-Pueden hablar en un tono monótono y pueden no reaccionar a los comentarios o emociones de otras personas.
-Pueden no entender el sarcasmo o el humor, o pueden tomar una metáfora literalmente.
-Pueden ser caracterizados por otros niños como "raros" o "extraños."

Las personas con el síndrome de Asperger tienen problemas para formar relaciones con niños de su misma edad u otros adultos, debido a que:
-Son incapaces de responder emocionalmente en interacciones sociales normales
-No son flexibles respecto a rutinas o rituales
-Tienen dificultad para mostrar, traer o señalar objetos de interés a otras personas
-No expresan placer por la felicidad de otras personas

Los niños con el síndrome de Asperger pueden mostrar retrasos en el desarrollo motor y comportamientos físicos inusuales, como:
-Retardo en ser capaz de montar en bicicleta, agarrar una pelota o trepar un equipo de juego
-Torpeza al caminar o realizar otras actividades


Tratamiento

No existe ningún tratamiento único que sea el mejor para todos los niños con el síndrome de Asperger. Los programas para los niños con síndrome de Asperger enseñan habilidades basándose en una serie de pasos simples y empleando actividades altamente estructuradas. Las tareas o puntos importantes se repiten con el tiempo para ayudar a reforzar ciertos comportamientos.

Talentos

El talento es peligroso para quienes padecen este trastorno, porque puede convertirse en un arma de doble filo si no se encauza. Aunque pueda resultar llamativo, el único objetivo de ese talento es que pueda servirles para integrarse socialmente y en el mundo laboral. En muchas ocasiones esta capacidad especial no les ayuda a desarrollarse académica ni profesionalmente; parecen vivir para su tema de interés y deslumbran con los conocimientos que pueden llegar a tener sobre un aspecto muy específico, pero les cuesta motivarse y concentrase en otros campos del conocimiento que no sea el suyo.
Desgraciadamente para el mito, puede que el talento no sea tal. Manuel Posadas desmonta la teoría: En realidad son personas con una inteligencia equiparable a la media, aunque en algunos casos sea superior, como para el resto de la población, pero que por sus dificultades de entender y empatizar con el otro están centrados en su mundo interno y en sus intereses de una forma casi obsesiva, lo cual puede conllevar esta idea de la genialidad, explica. 

Curiosidades

Los niños con Asperger actúan como si no tuviesen pelos en la lengua. Si el profesor alarga demasiado el discurso pueden soltar: ¡Qué rollo, yo me aburro! Si están en un ascensor y alguien huele a sudor, no tendrán reparos en comentar ¡qué peste echa este hombre! A lo mejor el niño ve a una señora gruesa y le dice gorda, y creen que lo que le pasa al niño es que está mimado; por eso es necesario que la gente conozca el problema. Pero no tiene nada que ver con mala educación o niños consentidos, si no con el desconocimiento total de las convenciones sociales. Cosas que todo el mundo aprende instintivamente y que, sin embargo, para ellos son desconocidas. 

El futuro de las personas con Asperger, aunque su trastorno no tiene cura, es esperanzador. Si tienen el tratamiento adecuado pueden estudiar, conseguir una titulación universitaria, desempeñar un trabajo con cierto éxito e incluso tener una pareja sentimental, aunque nunca dejarán de tener los problemas básicos de relación social.


Quieren los niños con Asperger?

Su afectividad es especial. Sienten, pero de otra forma. Carecen de empatía, pero sólo porque no son conscientes de las emociones ajenas. Lo manejan de un modo extraño pueden mirarte y no saber si estás sorprendido o asustado, o verte triste pero no saber hasta qué punto. A veces expresan sus sentimientos, pero de manera inapropiada, porque se fijan en cosas que resultan extrañas a los ojos de los demás. Por ejemplo, de una chica se fijarán en su pelo y para hablar con ella le dirán: me gusta tu pelo, ¿eres teñida o es natural?. Ellos, evidentemente, no percibirán nada negativo en el comentario, a menos que se les explique cuáles son las razones, de forma muy sencilla y muy concisa. 

Conclusión

Este síndrome me hace pensar que tenemos que empezar a comprender a las personas que nos rodean, como por ejemplo a aquellas que padecen este síndrome, ya que ellas actúan de manera diferente a la nuestra pero no por eso las tenemos que aíslan porque ellas también quieren comprendernos a nosotros y por eso tenemos que cooperar para facilitarles su integración.



Fuentes

No hay comentarios: