aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 23 de mayo de 2010

‘La risa es como la aspirina pero dos veces más rápida’, por ANNA BALAGUER


Con esta frase, Groucho Marx, hablaba de la importancia que tiene la risa en nuestra salud. Y no se equivocaba, ya que, son muchos los beneficios de la risa y del buen humor.


Investigadores del Instituto de Neurología de Londres, realizaron una investigación acerca del sitio exacto del cerebro en el que un chiste o una situación se transforman en risas y carcajadas. La institución concluyó que es el córtex prefrontal medial (detrás de la frente).


Los datos que se obtienen en estudios, nos dicen que, gracias a la risa y a fomentar nuestro sentido del humor, se produce un equilibrio en nuestra salud, tanto en el pensamiento, proporcionándonos una visión más amplia ante nuestros problemas, cuanto en nuestras emociones, defendiéndonos frente a la ansiedad y ayudándonos a liberar emociones negativas.


Científicamente se ha comprobado que la risa genera endorfinas, el analgésico natural del cuerpo, y aumenta los niveles de células, las cuales defienden al organismo del desarrollo de tumores y de infecciones.


La risa es, más que un estado de ánimo, una realidad bioquímica que genera respuestas, como duplicar la rapidez del pulso, bajar la presión sanguínea, incrementar la concentración de colágeno, tonificar y relajar los músculos.



1. Beneficios de la risa


  • Constituye un ejercicio físico muscular. Al reír se movilizan la mayor parte de los músculos del organismo desde la cara hasta las extremidades, pasando por el diafragma, y provocando que el tórax y el abdomen se contraigan a gran velocidad. La risa disminuye la presencia del colesterol en la sangre pues equivale a un ejercicio aeróbico, ya que, 5 minutos de risa equivalen a 45 de ejercicio.
  • La risa aumenta el ritmo cardíaco y el pulso y, al estimular la liberación de las hormonas “endorfinas”, permite que éstas cumplan una de sus importantes funciones, como es la de mantener la elasticidad de las arterias coronarias.

· Es un fenómeno que expulsa de forma prolongada, intensa el aire, que contribuye a vaciar los pulmones de su aire de reserva. Reír limpia y nivela las vías respiratorias superiores.

  • La risa favorece la digestión al aumentar las contracciones de todos los músculos abdominales.
  • La risa contribuye a disminuir la ira y nos libera del temor y de la angustia.

· Reírnos de las cosas que nos asustan las vuelve menos amenazantes, nos sitúa por encima de nuestros sentimientos de temor, desaliento y desesperación.

· Es un medio de unión del grupo. Permite suavizar la rigidez de las distancias sociales. Las personas que ríen juntas se sienten más cercanas, rompen la barrera del alejamiento y la frialdad.



2. Estudios experimentales


El primer caso documentado que demuestra el poder curativo de la risa ocurrió en Estados Unidos en 1976. Fue el caso de Norman Cousins. Después de que le diagnosticaran una espondilitis anquilosante (enfermedad que ataca la espina dorsal y provoca parálisis) descubrió que por medio de la risa se aliviaban las molestias de su costado y verificó que 10 minutos de risa le daban dos horas de sueño sin dolor. Durante meses vio películas cómicas, leyó libros de humor y al cabo de un tiempo pudo volver a caminar e incluso a practicar deporte.

A partir de entonces no se paró de investigar, y diversas pruebas de laboratorio indicaron que, en pacientes que veían una película cómica disminuía el cortisol, la hormona del estrés.



3. La risoterapia


Al comenzar a reírse, no importa si es una risa verdadera o forzada. Basta con simular el gesto para que el inconsciente crea que es cierto, mande la orden al cerebro y éste genere endorfinas. De acuerdo con los especialistas, hay que reírse por lo menos tres veces al día y la duración de las carcajadas debe ser de, al menos, 10 segundos. Podemos comenzar sin ganas, porque después nos sentiremos mejor y la risa surgirá espontáneamente.

No se puede considerar a la risoterapia como una técnica absoluta que cura por sí sola, hay que tener en cuenta que es una terapia preventiva y de apoyo que, en algunas ocasiones, puede ayudar a atenuar los síntomas de una enfermedad y a mejorar el estado anímico del paciente, lo cual propiciará su recuperación.

No cabe duda que deberíamos preocuparnos más por nuestro sentido del humor, uno no deja de reír por hacerse viejo, se hace viejo por dejar de reír.



"El poder intelectual de un hombre se mide por el humor que es capaz de utilizar". Nietzsche

"Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada lo es de estúpidos". Erasmo de Rotterdam



Por ANNA BALAGUER, 1º BATX.

No hay comentarios: