aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 6 de noviembre de 2007

¿De qué va la CARTA VII?, por Ana I. López

La Carta VII fue redactada por Platón a una edad avanzada, gracias a la que conocemos las causas de su desencanto político y sus ideas sobre la justicia, las leyes, las virtudes morales y el fundamento del poder.

A lo largo del texto, Platón se dirige a los parientes y amigos de Dión para orientarles en la obtención de una forma de gobierno capaz de regirse por las mejores leyes, como también lo hace para explicar la formación de sus ideas sobre un gobierno justo y para excusarse de las acusaciones en los conflictos de Siracusa.

En su juventud Platón pensaba dedicarse a la política. Tras la caída de la democracia en Atenas se instauró el régimen de los Treinta Tiranos, entre los cuales se encontraban amigos y familiares de Platón, resultó una dictadura que hizo echar de menos el antiguo orden de las cosas. Decidido a prestar colaboración para cambiar la injusticia por un orden justo pronto cambió de opinión al ver el modo de proceder de los tiranos. Al restaurarse el régimen democrático sintió de nuevo deseos de participar en la política pero tras el procesamiento y ejecución de su maestro Sócrates decidió alejarse definitivamente de la política práctica y dedicarse a reflexionar sobre sus fundamentos, desde un punto de vista filosófico, con la intención de descubrir las causas del fracaso de todos los sistemas políticos. Así llegó a la conclusión de que no cesarían las desgracias humanas hasta que fuesen los filósofos quienes ocupasen los cargos públicos. El filósofo prefiere la monarquía o la aristocracia en las que el mando es ejercido por unos pocos hombres eminentes que rigen la ciudad conforme a la sabiduría práctica. Por el contrario la democracia le parece una anarquía en la que cada cual hace lo que quiere y todos se creen capaces de gobernar la ciudad hasta que el favorito se apodera del mando, implanta la tiranía y impera aún más el desorden y la injusticia. Esto nos da una idea de lo que opinaba del régimen de Dionisio el Viejo, que de esta forma se convirtió en el amo de Silicia.

Platón conoce a Dión, cuñado de Dionisio y admirador de los socráticos, y durante veinte años se consagra a la enseñanza en la Academia que fundó en Atenas. Dión convence a Platón de conseguir ese estado ideal convirtiéndose en el tutor de Dionisio el Joven y aconsejarle y ayudarle en la realización de la reforma política. El caso es que después de ser llamado Platón por el rey, Dionisio el Joven al suceder al trono a su padre, éste lo expulsa influido por los miembros del partido conservador, partidarios del mantenimiento de la tiranía, que vieron en Platón y Dión un peligro para el derrocamiento del régimen vigente en nombre de la filosofía. Así Platón fracasa en sus intentos de poner en práctica lo que pensaba de la legislación y la política en el que pensaba que podría llegar a ser un buen gobernante.

“Me aventuré a hacer el viaje porque me avergonzaba quedar ante mí mismo como alguien que habla mucho pero luego no se atreve a poner en práctica sus ideas”.

Posteriormente Dionisio invita de nuevo a Platón y el filósofo se dirige a Siracusa acompañado de varios discípulos, pero el éste no soportó la prueba de su enseñanza y terminó por retenerle casi como prisionero y liberado por Arquitas regresó a Atenas. Pero Dión no desistió en su empeño, sino que reclutó un ejército del que formaban parte discípulos de Platón, venció a Dionisio e instauró una dictadura. Sin embargo a los tres años fue asesinado por su amigo Calipo.

Platón continuó su trabajo en Atenas al frente de la Academia hasta la fecha de su muerte (348-347).

En sus enseñanzas Platón trató de superar el particularismo de Sócrates y de dar a la ley un fundamento sólido, estable y universal, independiente de la diversidad y variedad de normas y costumbres de cada ciudad. El objeto de la ley es el bien común de la ciudad, por encima de los intereses particulares de los individuos, pero no es una norma rígida e inflexible, sino racional y acomodable a las circunstancias. El gobernante está sobre las leyes, pudiendo modificarlas según las circunstancias y conforme le dicte la sabiduría práctica. Para hacer que se cumplan debe insistir más en la razones que le sirven de fundamento que en los castigos de los infractores. De este modo la ley es, para él, un pensamiento razonado, que surge de la razón verdadera y recta, puesto por escrito y sancionado por el legislador, y que aceptado por el pueblo, se convierte en norma común de la ciudad.

Ana I. López


Bien, aunque falta terminar de comprender el conjunto.

Nota 7, justito.


Fíjate cómo oscila el texto, resultado de tomar cosas de aquí y de allí. Es importante lo que digo de asimilar las cuestiones y luego producirlas. Y es importante que cada uno lo haga en primera persona, porque lo que el vecino hace muy bien puede que no vaya con mi forma de funcionar. Y eso hay que buscarlo probando, equivocándose. El que no se equivoca no aprende.

Entonces, menos información y más elaboración. Que el texto diga una sola cosa, con claridad, y la despliegue. (Por eso no hacemos todos todo, sino que nos repartimos el trabajo.)

Así, para el que esté ahí y recoja el guante: en pocas palabras, ¿qué dice la Carta VII?

7 comentarios:

Christian dijo...

En resumen: La Carta VII es un escrito de Platón en el cual nos dice que todos los gobiernos son una mierda menos el que ha inventado o descubierto él. Su gobierno ideal es uno en el cual gobiernen filosofos (las personas más justas del universo al conocer la idea de bien) para que pueda haber una ciudad justa, donde no se mate a maestros ni nada por el estilo.
Se podria considerar como un trabajo no? ¿De qué va la Carta VII por Christian Alite xDDD

Oscar Fernández dijo...

La Carta VII es un escrito en el que Platón nos cuenta de primera mano el propósito de su filosofía, así como el intento -nada despreciable- de ponerlo en práctica.

Es muy complicado hacer que un filósofo gobierne, pero si tienes un gobernante que parece que quiere aprender filosofía es fácil caer en la tentación de probar.

Sí Christian, lo tomaré como un trabajo, pero como esos que definen elarte como quedarte congelado.

Ojo con la comprensión fácil que no se traduzca en una buena expresión. Ahora es el momento de hacer pruebas.

Anónimo dijo...

la verdad q tiene razon

Anónimo dijo...

se

Anónimo dijo...

Hay algo que no entiendo, es tan larga la carta para simplemente destacar que cual es la idea central de Platón? En el escrito nos dice que la politica tiene que ser ejercida por filosofos, por su capacidad de conocer el bien, pero ¿que mas nos dice cuando habla de la disgrsión filosofica?

Anónimo dijo...

No hace falta ser Platón para darse cuenta de eso...y además, que necesidad de escribir tanto y tan complicado???

Sergio Loco dijo...

te recomiendo cambiar el color de la letra, o en su defecto el de fondo, para que no haya necesidad de esforzar los ojos, ni de seleccionar el texto para poder leerlo, gracias.