aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Materias adecuadas para la formación del filósofo gobernante, by Clara Monzó

Antes que nada, para orientaros, sabed que mi redacción está extraída de la información que proporciona el libro en los bloques tres y cuatro, la parte relacionada con las materias adecuadas para la formación del filósofo gobernante. He intentado recoger la explicación que Platón da a esta selección, el modo correcto en que deben impartirse así como la finalidad que de ellas se espera. Por otra parte, he relacionado los contenidos con otros vistos anteriormente, para partir de una base y no dejarlos “en el aire”.


Para comprender la selección propuesta por Platón, se precisa recurrir, en primer lugar, a la teoría del filósofo gobernante y, como consecuencia, al símil de la línea. Hay que tener presente en todo momento el contexto político al cual convergen sus teorías. Recordemos pues, que para lograr la obtención de una polis justa es necesario que el gobierno de la misma recaiga sobre aquéllos que tienen un alma justa, los filósofos, ya que (recurriendo a la equivalencia entre justicia y armonía) se corresponden con la parte racional del alma, siendo los únicos capaces de alcanzar las ideas, cima de la jerarquización ontológica en el símil de la línea.

El filósofo, tal y como se ilustra en el mito de la caverna, una vez comprendido el mundo inteligible, tiene la obligación de conducir a los demás hacia el conocimiento de las ideas (1), con el fin de crear un estado ideal.

Partiendo de esta introducción, Platón inicia una búsqueda de aquellas materias que formen la educación del futuro filósofo. En relación a lo comentado en el primer párrafo, se debe tener presente que esta educación se plantea como un proceso en el que la parte racional del alma domine y controle a las partes apetitiva e irascible, orientándose al conocimiento de las ideas; por lo tanto, no interesa su aplicación al mundo sensible.(2)

Haciendo alusión a la reminiscencia del alma, el discípulo de Sócrates defiende que ésta posee “facultades innatas”. Así, las materias elegidas deben despertar estas facultades a través de la “perplejidad” frente a lo que resulta extraño ya que, de esa manera, se inicia una reflexión que culminará, finalmente, en el conocimiento de la idea. En palabras del propio Platón, “atraer hacia la esencia”.(3)

De este modo, Platón rechaza la gimnástica, la música y las artes manuales porque se encargan de lo sensible. Las elegidas son aquellas que tienen un contenido matemático, bajo la influencia de los “pitagóricos”, quienes las consideraban un método para liberar el alma de la prisión del cuerpo. Dichas disciplinas son, siguiendo un orden: la aritmética, la geometría plana, la geometría de volúmenes (aunque no había sido desarrollada por los pitagóricos), la astronomía y la armonía.

Una vez determinadas las disciplinas, se establece el modo en que debe impartirse, siempre con miras al conocimiento de las ideas. La armonía y la geometría plana se basan en números y objetos matemáticos, los cuales provocan la inteligencia convirtiendo ambas materias en aptas para la educación. A continuación, la geometría de volúmenes porque, a pesar de no dominarse, deriva de la anterior. Con respecto a la astronomía, Platón rechaza el modo convencional en que se imparte y establece que se debe dejar a un lado la observación directa de los astros para centrarse en el movimiento de los mismos a través de cálculos matemáticos. De igual modo, la armonía tan sólo resulta útil cuando se prescinde del oído y se estudian las relaciones entre números, identificados con los intervalos musicales por los pitagóricos. En definitiva, Platón aleja las disciplinas de la educación convencional y de su aplicación al mundo sensible.

Finalmente, recordemos que en el símil de línea, epistemológicamente, la “dianoia” o pensamiento (grado al que pertenecen las matemáticas), está por debajo de las ideas, a medio camino entre el conocimiento y la opinión. Por este motivo, las disciplinas escogidas constituyen la antesala de la “dialéctica”, mediante la que se alcanzan las ideas, y se denominan materias propedéuticas, porque cumplen una función preparatoria. Se establece, como consecuencia, que las matemáticas no son autosuficientes, ya que su método parte de hipótesis no fundamentadas consideradas axiomas a partir de los cuales se llega a una conclusión; y, por otro parte, se sirven de ejemplos sensibles para discurrir sobre lo inteligible.

Clara Monzó


Muy bien, Clara. El motor va sonando cada vez mejor. Abróchense los cinturones que pronto despegamos. Los comentarios que hago no son porque no esté bien, sino porque se han pensado las cosas: si alguien copia algo del libro yo tengo poco que decir.

Atención a cómo comienza cada párrafo. Es como un vendedor de enciclopedias que consigue meter un pie en la puerta de tu casa: ya hay algo ganado.

Las tres últimas líneas de infarto, como una llegada de Fórmula 1. No dejéis que un texto termine con prisas, dadle un acabado elegante. Que deje un buen sabor de boca.

Pa repasar:

(1) ¿Es esa la obligación del gobernante? ¿Tienen todos que llegar a las ideas en la polis ideal de Platón?

(2) ¿Algo que decir a esa frase?

(3) Fíjense en lo útil y elegante que resulta este recurso.

PD: Declaradle la guerra a los paréntesis y dejadlos para los matemáticos. ¡Ya estamos en la dialéctica y vamos a gobernar el mundo!

10 comentarios:

Christian dijo...

Estaba por ponerme relativista, pero mejor no xD.
En cuanto a la "(2)", yo creo que no se puede decir que "no interesa". ¿Por qué no? Es más, si Platón enseña a los demás a llegar hasta el mundo de las ideas, ¿no lo estaria aplicando al mundo sensible? Además, las ideas no se pueden comer xD. Supongo que Platón aprovechaba ese conocimiento para impartir clases en "La Academia" a cambio de un dinerillo.
No se si son rayadas mias, pero aqui queda esto xD
Agur!

Oscar Fernández dijo...

Christian, te sale tu mejor vena cuando te pones relativista. Lo que está en juego no es si Platón tiene que ganarse las lentejas, sino si lo que se enseña al futuro filósofo ha de tener aplicación práctica o no. La pregunta sigue en pie.

Christian dijo...

He estado pensando y, dichas disciplinas que Platón da como aptas para hallar conocimiento, no es que no interesen aplicarlas al mundo sensible, sino que estas son las encargadas de una preparación para que el individuo llegue a la idea de bien. Por lo tanto, dichas disciplinas se utilizan más para el mundo inteligible que para el sensible.
Pero... ¿lo que está diciendo Clara es que si aplicamos estas disciplinas al mundo sensible las partes apetitiva e irascible tomaran el control de nuestra alma? Bueno, el control no xD, pero que no las dominariamos.

Christian dijo...

En cuanto a la (1), "El filósofo, tal y como se ilustra en el mito de la caverna, una vez comprendido el mundo inteligible, tiene la obligación de conducir a los demás hacia el conocimiento de las ideas". Según lo que me suena de clase (alomejor me lo estoy inventando, todo el relativo xD), el individuo que ha visto la idea de bien, que ha llegado al mundo de las ideas, no es que deba bajar y enseñar a todo el mundo como llegar hasta ahí (aunque en el mito de la caverna tampcoo hay mucha complejidad la verdad, es solo subir unas escaleras), sino que tiene el deber de enseñar como llegar hasta el mundo de las ideas a los futuros gobernantes, ya que Platón esta encaprichado con que los gobernantes deben de ser filosofos.

Anónimo dijo...

Anna:

Como he visto que christian es el único que ha hablado aquí, voy a participar yo también, para que no te creas que tienes la razón xDD

En el (1) yo creo que la cuestión está en que la finalidad del filósofo, una vez ha alcanzado el conocimiento de la Idea de Bien que como sabemos es la Idea suprema, es la de gobernar el Estado de una manera justa, haciendo uso de la Idea de Justícia y de todas las demás Ideas que ha ya ha conocido. Así, no es que tenga que enseñar a los demás las Ideas, porque ya sabemos que no todo el mundo puede llegar a conocerlas, sino que debe aplicar esas Ideas al mundo sensible para governar lo mejor posible.

En lo que se refiere al (2) creo que lo que Clara quería decir es que no interesa la aplicación práctica que tienen las enseñanzas matemáticas sino las otras aplicaciones, aquellas que nos explica Platón a lo largo de los capítulos dedicados a estas enseñanzas.Si estas enseñanzas se cultivan de la manera adecuada, permitirán llegar a la Dialéctica y por lo tanto al conocimiento de las Ideas. En cuanto a las partes del alma, entiendo que si se desarrollan correctamente dichas enseñanzas, entonces se consigue un mayor desarrollo de la parte racional y se controlan mejor las otras dos.
Por tanto, el fin de la educación del filósofo esuna aplicación práctica de las Ideas al mundo sensible, en cambio, para llegar al él, se necesita dejar de lado lo sensible que hay en las enseñanzas, y me parece que es a esto a lo que se refería Clara

Bueno y con esto le he dado otro punto de vista al asunto, que si habla christian solo no tiene gracia xDDD

Anónimo dijo...

Anna:

Alaaa ya se me ha colado un gobernar con "v"...mira que soy burra! Sorry xD

Christian dijo...

Pues lo mismo que he dicho yo pero de forma bonita xD. Además, tengo razón xD. Aunque claro, puedo estar equivocado... Todo es relativo.
Salu2!

clara dijo...

anna,me entiendes mejor que yo misma, xD supongo que he tenido algunos fallos de expresión, con "no interesa" me refería a que no es el modo correcto para la preparación del filósofo ya que las materias propedéuticas sirven para "dirigir la vista al mundo de arriba", es decir, conducirnos al mundo de las ideas.

respecto al punto 1 anna me ha corregido tan bien que no creo que pueda añadir nada más, lo tendré en cuenta para no volver a cometer los mismos fallos.

christian, no te da vergüenza meterte con una tullida que tiene que escribir torpe y lentamente con la mano izquierda?? no sabes lo que cuesta poner comillas con una mano, xDD

ps. me encanta que mis redacciones cren polémica!!

Christian dijo...

Crean polémica porque estan mal xD.

Oscar Fernández dijo...

Eres un trozo de cacho de pedazo de sofista...