aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 2 de marzo de 2008

Descartes, Discurso del Método (Ed.Diálogo), Parte IV, 11

ARGUMENTO DE LA CAUSALIDAD:

Se basa en la teoría de la realidad objetiva de las ideas, es decir, la idea como realidad objetiva o representación de una cosa ha de tener una causa real que sea proporcional a la idea. La idea de un ser infinito debe haber sido causado por un ser cuya realidad en acto sea proporcional a la idea, en definitiva, por un ser infinito.Nosotros somos contingentes e imperfectos, ya que tenemos la causa de nuestra existencia en otros de quienes dependemos. Por lo tanto, tiene que haber un primer ser que no dependa de otro, que sea causa de sí mismo para comenzar la cadena. Y ese es Dios, de donde se infiere que ese ser infinito existe.

ARGUMENTO DE DIOS COMO CAUSA DE MI SER:

Pensando en lo que duda, se da cuenta de que no es perfecto ya que cree que hay mayor perfección en conocer que en dudar, y se pregunta cómo puede pensar en algo más perfecto de lo que él es. Determinando que si puede pensar en algo más perfecto que él, lo ha aprendido de un ser más perfecto. A partir de aquí desarrolla la idea de un ser más perfecto que el suyo, el cual no puede proceder de la nada ni tampoco de sí mismo porque si las perfecciones las hubiese producido él mismo, se las hubiese dado todas, y no las tiene, ya que no puede provenir de algo menos perfecto.
Por lo tanto, esta idea de perfección ha sido puesta en él por una naturaleza más perfecta, Dios.
La existencia es una perfección, por ello tiene que estar en Dios y, por consiguiente, existe.
En conclusión, nosotros somos imperfectos porque dudamos, pero tenemos la idea de perfección. Por lo tanto, ha tenido que ser puesta en nosotros por un ser perfecto, Dios. Estableciendo así una relacion de causa-efecto.

ARGUMENTO ONTOLÓGICO:

En lo esencial, este argumento mantiene "que concebir a Dios es casi la misma cosa que concebir que existe".
Dios es concebido como un ser omnisciente, omnipotente y extremadamente perfecto, lo que implica su existencia, la cual es considerada, por Descartes, como una propiedad puesto que puede ser atribuida a una cosa.
En síntesis, la esencia de Dios implica su existencia, ya que el concepto "Dios" implica perfección, y entre las características de la perfección se encuentra la existencia.

Una vez demostrada la existencia de Dios puede afirmarse su bondad y veracidad y, por tanto, rechazar la hipótesis del genio maligno, ya que engañar es una muestra de imperfección, por lo que no puede darse en Dios.

Yéssica Vizcaíno


------------------------------


Creo que el ejercicio está bien desarrollado y que resulta más fácil de entender al estar cada parte diferenciada en distintos párrafos.
Por si sirve de algo, los razonamientos se podrían esquematizar así:

A) ARGUMENTO DE LA CAUSALIDAD
La primera prueba se inicia con el párrafo que comienza "Después de lo cual, reflexionando sobre lo que dudaba..." y acaba con "... es decir, para decirlo en una palabra, que fuese por Dios".

Esquematizado el argumento en pasos, podría quedar así:
1- Hay en mi mente muchos pensamientos o ideas
2- Entre esas ideas, las de cosas exteriores (cielo, tierra...) no manifiestan nada más perfecto que yo
3- En consecuencia, esas ideas no prueban que existan tales cosas: puedo haberlas formado yo
4- Pero en mi mente tengo también la idea de un ser más perfecto que yo
5- Esta idea no puedo haberla formado yo, pues lo más perfecto no puede provenir de lo menos perfecto, o de la nada
6- En conclusión, esa idea ha sido puesta en mi por ese ser más perfecto, es decir, Dios, que por tanto existe.

B) ARGUMENTO DE DIOS COMO CAUSA DE MI SER
Comienza a continuación del anterior con " A esto añadí que..." y acaba en "... y en fin, tener todas las perfecciones que podía advertir que estaban en Dios"

Podría abreviarse así:
1- Hay en mi mente ideas de perfecciones que no tengo
2- Si sólo existiese yo, y yo me hubiera dado a mí mismo las perfecciones que tengo, también me habría dado aquellas que no tengo, pero cuya idea está en mí
3- Pero es evidente que no me las he dado, pues no las tengo; como tampoco me he dado las que tengo
4- En conclusión, hay otro ser más perfecto que yo (y ese es Dios) quien me ha dado todo lo que tengo

C) ARGUMENTO ONTOLÓGICO
Empieza con "quise indagar después de esto otras verdades" para llegar a la conclusión que comienza en "por consiguiente..."

Vamos con el esquema:
1- Entendemos por Dios un Ser perfecto, al que no le falta ninguna perfección
2- La existencia, que es una perfección, pertenece pues a la esencia o definición de Dios, como pertenece a la definición de triángulo que sus ángulos sumen dos rectos
3- En conclusión, que Dios, o el Ser perfecto, existe, es tan cierto como una demostración de geometría.

Anabel López

No hay comentarios: