aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 2 de marzo de 2008

Duda y Criterio de Verdad (Examen Pau del junio de 2005), por Eleonora Chakarova

La duda en la filosofía cartesiana se convierte en el método que le permite establecer su famoso cogito " Pienso, luego existo" a partir del cual se hallan a su vez los criterios generales de certeza, que son la claridad y la distinción. Ahora bien, Descartes como el máximo representante del racionalismo en aquella época rechaza duramente la antigua filosofía de los estoicos medievales y a los escépticos. Los primeros porque tenían una concepción de las ciencias que no funcionaba, es decir porque defendían una serie de posturas muy arraigadas en el catolicismo como por ejemplo la absoluta confianza en la iglesia en detrimento y menosprecio a la razón. [Ojo con esto, repasar la influencia de los estoicos en Descartes.] Y en cuanto a la critica a los escépticos viene por el hecho que ellos dudan de todo, y no consiguen dar un paso adelante y avanzar en su filosofía, ya que como no aceptan nada como verdadero y se niegan a aceptar la posibilidad de alcanzar una verdad absolutamente cierta, se quedan en un estado de bloqueo mental, y se mantienen de esta manera en la epojé una situación que garantiza la tranquilidad y la paz interior.


A diferencia de estas corrientes filosóficas Descartes confía en la razón y en la posibilidad de alcanzar una certeza absolutamente verdadera. Para ello utilizará la duda como un método, de ahí la denominación la duda metódica bajo cuya especulación somete principalmente tres "elementos" [mejor: la duda metódica, que lleva adelante en tres pasos]: los sentidos que nos engañan y nos proporcionan un conocimiento probable pero no seguro. A continuación analiza la confusión que existe entre la realidad y el sueño, que a veces forma como un todo conjunto confuso en el cual es difícil distinguir la vigilia del sueño. De esta manera duda incluso de la propia existencia del mundo material cuya "visión" podría ser fruto de la imaginación. [Atent@s a esto, que es importante: al decir que todo puede ser un sueño lo que hace es poner en duda la existencia del mundo material, como dices. Luego tendrá que volver a recuperar esa existencia, vía la demostración de la existencia de Dios, como sabemos.] Y ya como un caso extremo Descartes duda sobre la posibilidad de la existencia de un Genio Maligno (la duda hiperbólica) cuya misión consistirá en arrastrarnos hacia el error y la equivocación constantemente incluso entonces cuando estábamos seguros de haber encontrado la certeza. [Ojo, el argumento del genio maligno no está en el Discurso del Método, sin en las Meditaciones Metafísicas, otra obra de Descartes. ]

Hecho este análisis es conveniente destacar que el "uso" de la duda cartesiana no es una tendencia que se acerca de forma extrema al escepticismo, sino que es una duda de carácter metódico que precisamente tratará arrebatar [¿?, de derrotar] al escepticismo y encontrar una certeza absolutamente verdadera que permitirá el desarrollo del resto de su filosofía.

De ahí el camino para encontrar la primera certeza sea la duda metódica que consistirá de cuatro pasos: siendo la primera la evidencia, que es la no admisión como verdadero de todo aquello de lo que no se tiene evidencia, y para evitar que nos suceda tal cosa (admitir como verdadero lo no evidente) y caer en el error sería conveniente no precipitarnos en aceptar lo confuso como verdadero, y no excedernos en la prevención no aceptando la evidencia por exceso de desconfianza. Y además seguir el criterio de verdad que es, la claridad equivalente a su vez a la nítida presencia de un conocimiento en la mente, y la distinción, que es la singularización del conocimiento de entre la pluralidad. El segundo precepto o paso es el del análisis y consiste en "analizar" los problemas hasta reducirlos a más sencillos de manera que sean captados por la intuición de manera clara y distinta.
El tercer y el cuarto paso son, por una parte la síntesis que es el paso de los pensamientos simples a los complejos a través del método deductivo. Y ya en último instante esta el paso de la enumeración que permite extender la evidencia captada por la intuición a la deducción.

[Ojo, no confundir los preceptos del método con el recorrido que hemos visto en la duda metódica. Los preceptos dicen en general cómo hay que proceder, mientras que la duda metódica y su continuación establecen cómo llegar al primer principio y lo que de ahí se deriva. Lo hablaremos en clase.]

La elaboración de este método y su aplicación le permite, tal como se dijo antes, por una parte el hallazgo de la primera verdad "Cogito ergo sum" sobre la que construirá su edificio filosófico y por otra parte le suministra el criterio de verdad. [Muy bien: se han dicho dos cosas importantes y ahora se dice una tercera.] Pero también le permite establecer la definición de su ser, es decir, es un sustancia que piensa y no necesita del cuerpo para existir aunque este estrechamente relacionado con este. [Ahora no toca insistir en el cuerpo, pues la certeza se refiere sólo a él mismo como sustancia pensante, como pensamiento.] El problema con el que se enfrentará el pensador ahora es el solipsismo que de alguna manera es el "encarcelamiento" [evitad comillas, buscad expresiones precisas de lo que sabemos que se nos va a preguntar.] del filósofo en su propio pensamiento y la dificultad que supone salir del mismo y explicar la existencia del mundo extramental. Para solucionar este obstáculo se servirá de las ideas, que son la forma que adoptan nuestros pensamientos, entre las cuales se encuentra la idea de Dios, una idea innata, sumamente perfecta y con la mayor realidad objetiva. Esta a diferencia de las demás ideas tiene una existencia comprendida en la misma idea. Esta existencia de Dios en la propia Idea de Dios será demostrada a través de tres argumentos: el argumento de causalidad referido a la idea de Infinito, el argumento de la idea de perfección y el argumento ontológico.

Por tanto la conclusión final a la que llega Descartes es que Dios existe, además es el garante de la verdad de la existencia de las cosas materiales de las cuales el filósofo tiene ideas en su pensamiento , y por otra parte este Dios tan perfecto y bueno no permitirá que se engañe sobre la cuestión de la existencia de las cosas materiales. El error se deberá entonces única y exclusivamente a la prevención, la precipitación, y a la libre voluntad que elije erróneamente aquello que no se presenta de manera clara y distinta.


En conclusión, Descartes a través de la duda metódica de carácter universal e influenciada en cierta manera [en gran manera, aquí no ahorres calificativos] por el método de las matemáticas, alcanza su objetivo que es el encontrar una primera verdad que servirá de base para el conocimiento filosófico "Pienso , luego existo", y además halla el criterio de verdad que le permitirá distinguir la verdad de la falsedad. Este criterio junto con Dios como garante de la verdad permitirán obtener el verdadero conocimiento (y salir del solipsisimo) pese a que algunas veces nos equivocamos pero eso ocurre bajo nuestra responsabilidad ya que somos seres imperfectos y libres con tendencia a la equivocación. En ningún caso podemos responsabilizar a Dios de nuestra equivocación que es la cumbre de la perfección, y tampoco a nuestra razón que bien dirigida por nuestra parte no se equivocaría, los únicos culpables de nuestros errores somos nosotros mismos.


Eleonora Chakarova


Muy bueno. Pensado, elaborado y orientado al título. Atención a cómo mantiene la estructura y a la parte, digamos, "narrativa", que no es otra cosa que el haber digerido antes lo que se cuenta. Fijaros cómo hay siempre mucho que decir. No esperéis al examen para comenzar a pensar. El objetivo es tener esquematizados los puntos importante. Los corchetes "[...]" son del profe.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

clara:
en este texto veo solucionadas las propuestas que le he dicho a pepe en el suyo. creo que has seguido una estructura muy buena que no permite despirtarse en ningun momento porque insistes en varios puntos en los objetivos de Descartes y a partir de ese puntos vas desarrollando los temas secundarios. a mí, sinceramente, me parece una redacción muy buena.
peero, tengo algunas críticas pequeñitas: primero, creo que a lo mejor vendría bien una fórmula introductoria del texto en conjunto ya que empiezas de una forma muy directa. despuués justo en el primer párrafo cuando comentas las corrientes contrarias al filósofo, creo que haces una descripción de estas demasiado larga, que queda innecesaria en comparación al resto de contenido.
luego, en el párrafo en que hablas de la definición de su propioser, creo que ese párrafo queda algo confuso ya que juegas con varias ideas a la vez, quizá el apartado de Dios,aunque se relacione con el anterior, podrías separarlo.
y luego afirmas que "Esta existencia de Dios en la propia Idea de Dios será demostrada a través de tres argumentos" y,quizá me equivoque pero creía que ese original modo de explicar la existencia de Dios reside únicamente en el argumento ontológico, no en los tres juntos.
por último, corregirte dos errores de expresión que es completamente normal que no tengas claro, lo digo para que te sirva: en vez de "en último instante" es "en última instancia" y otra expresión que ahora no encuentro,xD

sólo una cosa más, porque creo que esto es cosa mía: para salir del solipsiso Descartes se sirve de las ideas?? eso no lo entiendo..

Anónimo dijo...

clara:
una cosa! no habría que meter la palabra "mecanicismo" por algún sitio?

Oscar Fernández dijo...

Clara,

muy aprovechables tus comentarios sobre el texto.

No termino de ver tu pregunta sobre la idea de Dios y los tres argumentos. Lo vemos en clase.

Para salir del solipsismo, Descartes TIENE NECESARIAMENTE que valerse de las ideas, porque el solipsismo es el hecho de estar sólo seguro de la propia existencia como pensamiento. Si sólo tengo pensamientos, para salir de ahí necesariamente he de servirme de ellos.

Lo del mecanicismo tal vez en conclusiones, pero reconozco que no es tan fácil. Lo hablamos también en clase.

Anónimo dijo...

clara:
ha sido na parálisis mental momentánea, xD
ya esta claro la relacion de solipsismo e ideas

Anónimo dijo...

Bueno como se trata de comenzar directamente centrando la cuestión decidi centrarme ya en el tema , y para no repetir lo mismo que mis compañeros evite una introducción..pero igual podria haber hecho una.En cuanto a los argumentos sobre la existencia de Dios los tres argumentos sirven para demostrar la existencia de Dios , y el argumento ontologico es el considerado el más importante porque de alguna manera "demuestra" que Dios existe no solo como una simple idea mental sino que tambien tiene una existenca "real" . No se si he resuleto tu duda Clara=))Y en cuanto a los demás comentarios los tendre también en cuenta...Eleonora