aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 27 de abril de 2010

Onicofagia, por VERÓNICA GÓMEZ


La costumbre de comerse las uñas y está relacionada con la forma en que las personas enfrentan situaciones. Existen varios tipos de "come-uñas":


El que solo las arranca,el que además se las traga y el que dice que no se las come, pero se come los pellejitos de la punta de los dedos.


Comerse las uñas es un comportamiento automático y aditivo. El individuo no quiere hacerlo mas no puede evitarlo. Algunos autores explican que esta conducta responde a sentimientos de ansiedad o inseguridad. Las personas tienen que manejar la tensión y en algunos, este hábito es la forma de controlarla. También puede ser un síntoma de algún trastorno mental o emocional, según su frecuencia. Su nombre clínico es onicofagia crónica.


Las personas que practican estas conductas comparten rasgos como el exceso de perfeccionismo y el miedo al fracaso. La persona destaca por su nerviosismo, en algunos casos por su poca autoestima y por haber tenido una infancia marcada por padres o maestros autoritarios.


Es importante tratar la onicofagia y existen diversas maneras de hacerlo. Las más frecuentes son los tratamientos aversivos. Se suele usar productos como ají o esmaltes con mal sabor, que provocan rechazo al llevarse los dedos a la boca. Este tipo de soluciones obstaculiza el hábito, pero no lo elimina.

Los tratamientos cognitivos son cuando el individuo toma conciencia del impacto social que significa su conducta y de lo desagradable que es para los demás y asume con voluntad propia el dejar de hacerlo, como dejar de fumar, por ejemplo.



Por VERÓNICA GÓMEZ, 1º BATX.

No hay comentarios: