aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 16 de octubre de 2007

Apología de Sócrates, por Anna Roca

En la Apología de Sócrates, Platón narra el juicio en que su maestro fue condenado a muerte y que terminó con su fe en la democracia.

Un aspecto destacable del texto, a mi parecer, es la manera con la que Sócrates se defiende ante los cargos por los que es juzgado, derribándolos uno a uno. Mediante el uso de la lógica, nos muestra que dichas acusaciones son falsas, puesto que entran en contradicción consigo mismas, al no seguir las leyes de la lógica y del sentido común: “es claro que éste se contradice en la acusación; es como si dijera: Sócrates delinque no creyendo en los dioses, pero creyendo en los dioses” “¿Hay alguien, Meleto, que crea que existen cosas humanas, y que no crea que existen hombres?” “¿Hay quien crea que hay cosas propias de divinidades, y que no crea que hay divinidades?”. Con esto Sócrates demuestra una gran capacidad lógica, un buen dominio de la oratoria y una gran serenidad y tranquilidad, algo admirable teniendo en cuenta la situación en la que se encontraba. Usando sus argumentos consigue convencer al lector de su inocencia, algo que no logró hacer con los jueces que lo condenaron en su día, ya que éstos estaban muy influenciados por los acusadores.

Por otra parte, el filósofo, se muestra en todo momento fiel a sus principios, prefiriendo anteponer éstos a su vida. De este modo decide mantener su honor, en lugar de rogar, como hubiesen hecho muchos ciudadanos atenienses, por su vida: “Quizá alguno de vosotros sometido a un juicio de menor importancia que éste, rogó y suplicó a los jueces con muchas lágrimas, trayendo a sus hijos para producir la mayor compasión posible, en cambio, yo no hago nada de eso”, “Pero en lo que toca a la reputación, la mía, la vuestra y la de toda la ciudad, no me parece bien, tanto por mi edad como por el renombre que tengo, sea verdadero o falso, que yo haga nada de esto”. Para él, perder el honor o actuar injustamente serían males mayores que el de morir, ya que éstos sabe cierto que son males, en cambio el morir puede ser incluso un bien, puesto que nadie lo sabe: “Pues nadie conoce la muerte, ni siquiera si es, precisamente, el mayor de todos los bienes para el hombre, pero la temen como si supieran con certeza que es el mayor de los males.” “Pero sí sé que es malo y vergonzoso cometer injusticia y desobedecer al que es mejor, sea dios u hombre. En comparación con los males que sé que son males, jamás temeré ni evitaré lo que no sé si es incluso un bien.”. Así mismo defiende la virtud como el mejor valor de los hombres, porque en ella radica el conocimiento que hace a los hombres justos. De esta manera, cuando un hombre actúa de manera injusta no es conscientemente, sino por falta de virtud, es decir, de conocimiento. Así, Sócrates considera que es una falta de virtud el creer saber y no saber realmente, es por esto, que, aún siendo consciente de que no sabía (así lo ilustra su famosa frase “sólo sé que no sé nada”) se podía considerar más sabio que los “sabios” de Atenas; puesto que estos creían saber y no sabían nada o bien, solo sabían de algo en concreto: “Es probable que ni uno ni otro sepamos nada que tenga valor, pero este hombre cree saber algo y no lo sabe, en cambio yo, así como, en efecto, no sé, tampoco creo saber. Parece, pues, que al menos soy más sabio que él en esta misma pequeñez, en que lo que no sé tampoco creo saberlo”.

Como último aspecto de los que me parecen más admirables dentro de la obra, quisiera destacar la manera en la que Sócrates acepta su condena a muerte, quedando satisfecho consigo mismo, al no haber traicionado sus ideas, pero a la vez decepcionado con el pueblo de Atenas, que había actuado injustamente. Así el filósofo acepta la justicia, ya que la considera un valor muy importante y como hombre justo que es, debe respetarla.

Por último, quisiera hacer una reflexión personal que me ha surgido tras la lectura de la Apología.

A mi parecer, Sócrates entra en una contradicción:

- Identifica conocimiento con virtud.

-Él es un hombre virtuoso, puesto que actúa justamente, honradamente, etc.

-Afirma que “solo se que no se nada”

Esto nos lleva a concluir, por una parte, que sí que sabría, ya que tiene virtudes y por otra parte que no sabría porque solo sabe que no sabe nada. Así esto seria una contradicción porque no se puede saber y no saber a la vez.

Dicho esto, me gustaría que me corrigierais si mi razonamiento no es cierto, ya que puede que haya supuesto algunas cosas que no estén del todo claras, como por ejemplo que Sócrates se considerara un hombre virtuoso, puesto que puede ser una característica que le haya atribuido yo. No obstante, me parece que esto se deduce de sus acciones y razonamientos. También es posible que yo le atribuya un sentido al saber que no sea el que debería atribuirle. Así que os agradecería que me aclararais esto.

Y con esto me despido, un saludo.


Anna Roca

8 comentarios:

Oscar Fernández dijo...

Muy agudo Anna.
¿Qué hacemos con esa contradicción de Sócrates? ¿Qué os parece?

Clara dijo...

supongo que la frase en sí de "sólo sé que no sé nada" es una contradicción, así que creo que tienes razón. aun así, también pienso que lo realmente importante para Sócrates era conseguir hacer pensar a los demás y desbaratar sus argumentos, y no el contenido de sus propias "enseñanzas"

Requena* dijo...

Sinceramente... a mí este Sócrates se me asemeja mucho a los sofistas...
Solo hace que hablar para convencer y, como ha dicho Clara, desbaratar los argumentos del contrario.

Oscar Fernández dijo...

¿Entonces es un sofista más? ¿O todo su saber se acaba en ese "sólo sé que no doy para mucho"? ¿Un liante?

AnNy* dijo...

Lo siento Óscar, pero no estoy de acuerdo contigo. No creo que Sócrates hable de convencer,él se dedicaba a hablar con los que estuvieran dispuestos a escucharle, pero sin intención de enseñar, persuadir o convencer de algo,( es más, éste es uno de los cargos ante los que se defiende y que se supone que son falsos, por tanto no se le acusar de esto)sino que quería conseguri que los hombres "sacaran los conociemientos que llevaban dentro" así como hacía una partera al ayudar a que nacieran los niños.
Tampoco estoy de acuerdo en que Sócrates era sofista, ya eu hay un abismo entre ambos, (como muestra claramente clara en su cuadro xD) y la diferencia principal es que los sofistas creían que no existe nada absoluto, que todo es relativo, mientras que Sócrates Al igual que luego hará Platón) busca las cosas absolutas, es absolutista, así que so dos posturas muy diferentes.
Espero tu respuesta Óscar!!! xDD

Oscar Fernández dijo...

Oscar, creo que te lo dicen a ti.

daviiid***vittooo dijo...

Yo creo que Sócrates, donde realmente es buenísimo es en la dialéctica, es capaz de ir buscando el punto debil de un argumento y ir liandolo haste que el otro acabe por desistir, osea que sabia rallar mucho a la gente...

danny dijo...

socrates piensa muy bien antes de decir cualquier cosa,aun que, demuestra no darle importancia a su muerte todos los argumentos tratan de demostrar su inosencia.
ademas sabemos que esta obra es de platon puede que sea una ficcion.
puede ser subjetivo por su dicipulo, eror tipografico, traduccion, interpretacion,etc.