aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

domingo, 18 de octubre de 2009

Espinosa, A., El mundo amarillo (cap.5), DeBolsillo 2009, por JUAN DÍAZ



Cap. 5: Muéstrame cómo andas y te mostraré cómo ríes


El relato comienza con la historia de un hombre al que le tienen que amputar la pierna, lo cual le desmoraliza mucho, pero el médico , para consolarle, le cuenta cómo lograr una risa, una forma de alegría , a partir de los andares y la respiración.


Luego el hombre cuenta su historia, de pequeño obtuvo sus primeros andares, eran confusos , de niño pequeño, luego en su adolescencia cambió de andares a otros más ``traviesos´´ que le provocaban mucha risa, una risa extraña y variada.


Dentro de unos años le colocaron una pierna ortopédica-mecánica , lo cual le hacia que sus andares fueran toscos, como un muelle. Eso hizo que desapareciera su risa, ya que con ese andar no se sentía cómodo.


Más adelante le colocaron una pierna hidráulica, lo cual le dotó de unos andares más cantarines , más alegres, esto le dio una nueva risa, con unas carcajadas deslizantes.


Finalmente al llevar una pierna eléctrica comprobó que sí que estaban ligados el andar y el humor , ya que le había vuelto a cambiar la risa.


La gente no se preocupa por el tipo de andar que tiene , y eso le puede llevar de alguna manera a un humor que no le corresponde, podría ser más feliz si le dedicara unos ratos a respirar de otra manera y a , conseguir así un tipo de respiración diferente.


Cuando encuentres el andar adecuado , se generará en ti el denominado germen de la risa, que hará que también cambie tu risa y con ello todo, tu humor y así, de alguna forma , tu forma de ser.


Tardamos minutos en decidir una prenda que queremos comprar, horas para seleccionar un coche, meses para elegir nuestra casa. Sin embargo, para algo tan nuestro como la risa, que define nuestro carácter , nuestra esencia, nuestro yo, nos conformamos con la que viene de serie:


La lista para una nueva risa sería :


1-Busca una respiración: tómate tu tiempo para encontrarla , abre los pulmones, expira e inspira aire hasta que encuentres la correcta.

2-Práctica en movimiento: ahora trata de coordinar esa respiración con cada paso que das, camina rápido, despacio , de puntillas si hace falta hasta que mediante esa respiración encuentres tu propio andar.

3-Práctica en casa: puede parecer estúpido , pero más estúpido es hacerlo mal delante de los demás.

4-Elige tu risa y siéntete orgulloso de ello: cuando encuentres respiración , andar y risa habrás logrado un nuevo yo, uno más alegre con más personalidad que te ayudará a definirte mejor tal y como eres.

5-Renueva tu risa con el tiempo: si ves que no estás demasiado satisfecho con el resultado , ves cambiándola repitiendo de nuevo los pasos anteriores.


Todo esto nos lleva a una simple conclusión, afirma el autor:


-A veces estamos tan centrados en nosotros , en nuestro problema , que olvidamos que justo en ese momento podríamos hacer el mayor descubrimiento de nuestra vida.-



Por JUAN DÍAZ (1ºBatx.)


No hay comentarios: