aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 10 de febrero de 2010

Grandin, T., Pensar con imágenes: Mi vida con el autismo, por JUAN DÍAZ



Grandin, T., Pensar con imágenes: Mi vida con el autismo, Alba Editorial 2006, cap. 4

A continuación voy a hablar del método que se ha de practicar con las personas autistas para lograr que éstas expresen poco a poco sus sentimientos y emociones, tal como lo explica la autista del libro ``pensar con imágenes´´.


-¿A qué se debe el autismo?- El autismo se debe a anomalías neurológicas que impiden que el individuo tolere un contacto físico y emocional con el medio. Estas anomalías se forman o bien cuando se forma el feto, o por algún tipo de trastorno durante la vida del individuo (atrofiamiento cerebral).

Hicieron estudios en Massachusetts con autopsias de cerebros de autistas y comprobaron que tanto el cerebelo como el sistema límbico presentaban un atrofiamiento y una falta grave de neuronas, que puede ser la causa de la hipersensibilidad, el batiburrillo y la mezcla de los sentidos.

¿Cómo puede llegar un autista a expresar sus emociones?- En primer lugar el autista debe haber sentido esa determinada emoción para poder reproducirla. En el libro la autista nos explica que utiliza una máquina de abrazos mediante la cual sentía una presión que le reconfortaba, le liberaba de los pensamientos negativos, y como resultado una sensación similar a la que sentimos con el contacto humano.

A partir de este momento ella aprendió a dar abrazos para expresar su afecto y se convirtió en una persona más cariñosa y dulce. Los autistas tienen asimilada una idea de cómo puede ser cada emoción , pero hasta que no la siente no se activa su vena emocional y no puede expresar ese sentimiento (no se puede expresar lo que nunca se ha sentido).

-¿Cómo son las emociones autistas?- Los autistas lo sienten todo de manera más intensa y efímera. La autora del libro nos describe la pubertad como una época de pánico, ya que estaba expuesta continuamente a burlas. Este sentimiento era sentido de una manera mucho más fuerte que una persona normal, aunque nosotros desde fuera no podamos verlo, ya que no suelen manifestar este tipo de emociones. Los autistas tienen una manera sistemática de ver el mundo, lo ven de forma intelectual, saben qué tipo de sensación deberían sentir en cada momento, pero esa emoción la desconocen.

Los autistas sólo entienden emociones sencillas: ira, miedo, tristeza y felicidad.

No pueden comprender emociones complejas como los celos, por lo cual les es difícil tener relaciones con gente de emociones complejas. Los autistas sólo pueden ver con su mirada intelectual, por lo que pueden malinterpretar las intenciones( esto lo explica la autora autista diciendo que a veces sentía que no quería a su madre, ya que el cariño es una emoción compleja difícil de sentir para ella).


-El autismo y la conducta animal- Además los autistas tienen una cierta empatía con los animales, comparten con ellos emociones (cuando la autora limpia al caballo nota esa misma emoción de satisfacción). Su memoria afectiva se basa más en lugares que en personas, es por esto que volver a lugares alegres les provoca alegría.

Pero tiene su lado positivo, ya que para sentir una empatía profunda es necesario no poder sentir emociones tan complejas como el poder y el ego (no tienen los determinados circuitos cerebrales para sentirlos).

En animales y personas al restringirse las experiencias sensoriales el sistema nervioso central se vuelve hipersensible al sonido y al contacto, una entrada de información distorsionada lleva a desarrollar anomalías secundarias en el cerebro.

¿Cómo tratar a una persona autista?- En primer lugar es necesaria la comprensión (hay que ser consciente de que no ven el mundo como nosotros). Pero si lo que buscamos es el desarrollo del individuo a largo plazo es necesario enseñarle a controlar sus emociones.Para esto el mejor método es la disciplina, las consecuencias son necesarias. Por ejemplo, siempre que tenga una rabieta castigarle sin ver la televisión, o cuando tengan un comportamiento negativo pagarles con la misma moneda, para que así puedan ver lo que se siente.


Cerebros empáticos y sistemáticos: Como ya hemos dicho antes, los autistas no piensan como nosotros. Las personas normales tenemos un pensamiento empático, por el cual la relación con las personas se basa en las emociones, mientras que los autistas tienen un pensamiento sistematizador, es decir, lo ven todo de forma intelectual , fría, saben lo que deberían sentir en cada momento, pero no lo pueden sentir. También se caracterizan por tener un mayor interés por los objetos que por las personas.



Por JUAN DÍAZ, 1º Batx


Aquí reportajes en You Tube (engl.):



Y una película sobre ella:

No hay comentarios: