aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

lunes, 1 de febrero de 2010

La locura en el cine y la ficción, por JUAN DÍAZ



Euba, R., Psiquitría para el no iniciado, Ed. Desclee de Brouwer 2006, cap. 10



La información siguiente ha sido extraída de Psiquiatría para el no iniciado de Rafa Euba.


Parte de la base de que las enfermedades mentales que aparecen representadas en el cine y en la ficción no son como en la vida real.


En el cine es fácil utilizar el personaje con psicopatologías , ya que brinda muchas posibilidades :suele ser un personaje malo ,y le gusta hacer cosas muy desagradables porque sí.


Entre las enfermedades mentales que aparecen en el cine:


-La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales que menos aparecen en el mundo del cine, (a pesar de ser la enfermedad mental más común en todo el mundo), lo cual se debe a que el objetivo de las películas no es informar sobre cómo son las enfermedades mentales sino de llamar la atención del espectador, y, en general, el esquizofrénico real lleva una vida más limitada y menos dramática, debido a que su enfermedad le es un obstáculo para relacionarse con la gente, no suele tener tampoco pareja ni trabajo.


Existe un grave error en la forma de interpretar a los esquizofrénicos en el cine, que aparecen de dos formas: una aparece como una mente brillante, como la típica figura de ciencia ficción de ``el científico loco´´ o alguien que a pesar de sus enfermedades mentales tiene una mente brillante (lo cual no tiene por qué ser incompatible). Y la otra forma en la que aparece la es la de la doble personalidad ( la cual es una psicopatología distinta a la esquizofrenia) .


Podemos observar la doble personalidad en películas como ``Las tres caras de Eva´´ en la cual el personaje principal(Eva) es ama de casa, al mismo tiempo que una mujer sensual que frecuenta clubs nocturnos y una mujer muy culta, inteligente y sotisficada.


O también la famosa historia de ``El dr.Jekyll y Mr. Hyde´´, en la que un respetable doctor (Jekyll), sofisticado e inteligente, se transforma en Hyde cada vez que bebe la pócima de Hyde (un rufián detestable totalmente distinto al doctor Jekyll). Cuando esta historia vio la luz la gente de la época sólo encontraba diferencias morales entre ambos, lo cual diríamos actualmente que es un caso de doble personalidad.


Otras enfermedades comunes en el mundo de la ficción son los delirios de grandeza de Don Quijote, o la amnesia, que es común después de un coma y el personaje tras olvidarse de todo tiene que ir averiguando su pasado.


Pero todo esto nos lleva a una pregunta :¿de qué nacen las enfermedades mentales?


Esto nos lleva a la famosa película Psicosis, en la cual Bates es el dueño del Bates Hotel , y de la casa de al lado.Al final de la historia se revela que la madre de Bates está muerta desde hace tiempo, pero él la ha interiorizado, ha sufrido un trastorno mental debido a que su madre era posesiva y cruel y piensa que todavía sigue viva.


Actualmente sabemos que las enfermedades mentales son el resultado de varios factores combinados:genéticos, ambientales, de aprendizaje y traumas psicológicos, pero rara vez por una sola cosa.


Para determinar si una persona sufre un trastorno mental se utiliza el método de la catarsis, que consiste en la apertura y liberación de las emociones que se habían reprimido en el absceso psicológico. Este método se utiliza en una película llamada ``Gente corriente´´ en la cual al final de la historia se realiza una catarsis para ver el núcleo del trauma y se descubre que es porque su hermano murió ahogado en una tormenta.


Otro error común en la ficción es la forma de interpretar a los psicópatas, que en películas como Hanníbal, en la que el protagonista elabora cuidadosos planes para matar a la gente y comerse sus hígados, no es como en la realidad. Los psicópatas reales no elaboran planes sofisticados con planes extraños, son impulsivos y quieren cosas comunes.



-Conclusión-


Las obras de ficción nos ayudan a veces a conocer las enfermedades mentales, pero con más frecuencia las distorsionan. Lo que sí hacen muy bien es reflejar la idea que el escritor tiene de la enfermedad mental que está describiendo, que coincide a menudo con la imagen de esa enfermedad que prevalece en la sociedad en general. Así el psicópata de cine es retorcido, sofisticado y sádico, el esquizofrénico tiene la personalidad desdoblada, y el alcohólco es un borracho gracioso. La realidad, como siempre, es diferente, y no siempre más bonita.



Por JUAN DÍAZ, 1º Batx

No hay comentarios: