aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 9 de marzo de 2010

Cromoterapia, por SARA CRESPO


Consiste en utilizar el color para tratar enfermedades físicas y trastornos emocionales. Los colores tienen la capacidad de calmar, inspirar, excitar, equilibrar o alterar nuestras percepciones. Cada color emite unas vibraciones características que nos llegan de distinta manera y producen efectos diferentes.

La cromoterapia utiliza ocho colores que son el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el turquesa, el azul, el violeta y el magenta.

El amarillo se compara con el sol y da la sensación de luz, alegría y es estimulante.
Al rojo se compara con el fuego y da la sensación de calor y excitación.
El azul se compara con el agua y con el cielo y da la sensación de serenidad, de frialdad y de que algo sea infinito.
El verde se compara con los prados y da la sensación de frescor, tranquilidad y es reconfortante.
El violeta es madurez y cuando el tono es claro de delicadeza.
El magenta significa entrega, ayuda, bondad, tranquilidad, creatividad, independencia, dignidad y serenidad.
El turquesa significa conocimiento, integridad, poder, seriedad, generosidad, salud, curación, frescor y limpieza.

Los trastornos alimenticios también se tratan con la cromoterapia según la cual, para que la alimentación sea adecuada se debe tener en cuenta los colores de los alimentos. Los alimentos de color rojo, naranja y amarillo son revitalizadores y estimulantes; los verdes equilibran el cuerpo y sirven de tónico, los azules, añil y púrpura son tranquilizantes y refrescantes. El rojo está presente en mariscos, carnes rojas y semillas. El naranja se encuentra en los los derivados lácteos, carnes blancas, azúcar, miel, y aceite de oliva. El amarillo lo contienen el pescado, legumbres, carne de ave y aceites ligeros como el de maíz. El verde se encuentra en en cereales, frutas y verduras. el azul está presente en algunas verduras, ensaladas y en el agua.

Este tratamiento se debe hacer en una habitación completamente blanca ya que es perfecta para la cromoterapia, pues se puede proyectar cualquier color llenando la estancia. También se puede utilizar el color deseado en una zona concreta del cuerpo. Suele aplicarse una sesión diaria de unos 30 minutos. Tras 15 días de tratamiento empiezan a notarse sus efectos.
El tratamiento debe aplicarse con el mínimo de ropa o vestido con tejidos naturales, preferiblemente seda de color blanco.


Por SARA CRESPO, 1º Batx

No hay comentarios: