aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

lunes, 1 de marzo de 2010

La mente del psicópata (Capítulo de Redes), por IRENE CALVO

¿Es real la concepción que tenemos del psicópata?

A menudo entendemos que la figura del psicópata está relacionada con la del temido asesino en serie, sin embargo no siempre es así. ¿Qué es por tanto lo que caracteriza al psicópata?

La falta de empatía es el rasgo más significativo del psicópata, entienden que hacen mal si lo hacen, pero no pueden comprender lo que la víctima siente. A esto se le suma la falta de remordimiento y de compasión, asimismo como la carencia de lazos afectivos; los psicópatas son incapaces de sentir afecto aunque están preparados para fingirlo.

Por otro lado, nos encontramos con un elevado grado de egocentrismo a veces combinado con un punto narcisista, lo que les lleva a ser profundamente interesados y efectivamente se les reconoce normalmente en lugares donde abunda el poder y dinero. Les identifica el perfecto manejo de la técnica de manipulación y un encanto superficial que parece ser inherente a su persona. De modo que, tras esta seductora apariencia que muestran se esconde verdaderamente una oscura personalidad. En su proceso de ascensión hacia el poder -sienten la necesidad de dominio- emplearán actitudes denigrantes y agresivas sin considerar normas sociales o morales y habrá en ellos una tendencia natural a cosificar a las personas. Rasgos tan perversos y anormales han dado mucho de qué hablar en debates acerca de considerar la psicopatía como una enfermedad mental, pero no lo es. Las enfermedades mentales tienen su origen en el abandono del estado de la realidad, sea paranoia, psicosis o esquizofrenia entre otras, pero nunca psicopatía puesto que los psicópatas son perfectamente consientes del mundo que les rodea. Así pues, se abre el debate por otro frente ¿es la psicopatía un trastorno genético?

Lo cierto es que determinadas personas pueden tener una predisposición genética para ser psicópata, bien alteraciones genéticas, carencia de oxígeno en el parto… sin embargo esta predisposición es insuficiente para adoptar la persona una actitud psicopática. El ambiente donde se desarrolla el individuo es de vital importancia ya que la psicopatía tiene sus inicios en edades muy tempranas (3 o 4 años). Vivir en una situación de maltrato favorecerá al surgimiento de este trastorno.

Los síntomas que podemos apreciar y no en todos los casos, es una hiperactividad con déficit de atención, fracaso escolar en los niños y/o adolescentes o padecer trastornos de personalidad. Si además sus conductas se acercan al comportamiento psicópata se puede recurrir a un diagnóstico mediante técnicas con test u otros tipos de terapias.

En definitiva, considero que es importante una buena educación para contrarrestar el porcentaje de psicopatía en la sociedad. Lo más interesante del trastorno es que aunque es incorregible una vez adoptado este trastorno es evitable con una educación pertinente. Tenemos un papel importante y una gran responsabilidad.


Por IRENE CALVO, 1º Batx

3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo creo que soy un psicopata, pero no le he dicho a mucha gente, ademas estudio filosofia, espero unirlas y formular una cosmovision psicopata racionalmente aceptable

Oscar Fernández dijo...

Me resulta extraño que alguien sea un psicópata y, reflexionando sobre eso, no llegue a estar seguro.
Pero de lo que yo sí estoy seguro es de la imposibilidad de una "cosmovisión psicópata racionalmente aceptable": sin emociones no hay racionalidad, como mucho una explicación aparentemente consistente que pretende serlo. Un saludo.

Anónimo dijo...

yo soy 1 psicopata definido y creo que la respuesta ami padecimiento es la filosofia ya que ella es la que me respalda en cada acto, no somos estupidos ni animales para hacer cosas sin pensar todo se hace por una razon y para nosotros siempre ahy una buena ademas no somos buenos o malos esos conceptos para mi son meramente banos lo que mi interesa son las cosas bien o mal hechas cualquiera que aga