aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

lunes, 22 de marzo de 2010

Monos como Becky (dir. J. Jordá 1999), por CRISTINA MONTIANO



Monos como Becky es un documental de Joaquín Jordá, que muestra un día con un grupo de enfermos mentales que están preparando una pequeña obra de teatro sobre el doctor Egas Moniz.

Egas Moniz (1874- 1955) fue un psiquiatra y neurocirujano portugués, famoso por ser el primero en llevar a cabo una lobotomía en un ser humano. A Moniz le fue otorgado el premio Nobel de Medicina en el año 1949. Anteriormente, en 1938, uno de sus pacientes le disparó hasta 8 veces, lo que le dejó paralítico, hasta 1955, año en que murió.

La lobotomía es una técnica de la psicocirugía, que consiste en una destrucción de los lóbulos frontales. Se introduce un instrumento a través de un agujero hecho en el cráneo, llegando al cerebro y cortando las conexiones entre el lóbulo frontal y el resto del cerebro. Se suponía que esta técnica producía unas interferencias en los comportamientos indeseables y no controlados de los pacientes mentales, pero también provoca cambios en la personalidad del paciente, una desaparición de su capacidad afectiva, en cierto modo, desaparece parte de su conciencia. La única base del doctor Moniz para utilizar la lobotomía en seres humanos eran una serie de experimentos con chimpancés. En el único que sobrevivió, Becky, se observa una desaparición de los ataques violentos pero ya no era capaz de resolver ninguno de los problemas que se le planteaban.

“Matar la vida para salvar la vida”; un filósofo pronuncia esta frase en el documental, refiriéndose a los terribles “efectos secundarios” de la lobotomía que le quita una vida con sentido al paciente para salvarle la vida. Está el ejemplo de Joao Maria de Ponto, que participa tanto en el documental como en la obra teatral de los enfermos. Este actor portugués sufrió una gran depresión y lo internaron en un centro psiquiátrico. A los 20 días se le realizó una lobotomía. Ahora padece un trastorno maniaco-depresivo. Dice que su mejor terapia es seguir haciendo teatro, algo que mejora mucho su vida.

Las últimas lobotomías se realizaron durante los años 60-70, y actualmente es una práctica muy poco utilizada.


Por CRISTINA MONTIANO, 1º Batx

No hay comentarios: