aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 2 de diciembre de 2009

TOBEÑA, A., "Crimen y castigo en Inglaterra", por MARIA JOSÉ LÓPEZ



En Tobeña, A., Neurotafaneries. Els secrets del cervell humà, Bromera 1997


Introducción:

El 12 de Febrero de 1993 en el estado de Liverpool, Inglaterra dos chicos de 10 años secuestraron, maltrataron y torturaron hasta la muerte a dos niños de tan solo 2 y 3 años.


Desarrollo:

Los chicos no tenían respaldo de la justicia, necesitaban alguna excusa buena para joder justificar el hecho. El juez delante de los medios de comunicación y delante de los padres de los niños torturados, intentaba aparentar buena autoridad, prometía la pena más dura para niños o adolescentes menos de 18 años. Aunque luego pareció salir rana dicho juez, porque delante del equipo de directivos trataba de excusar a los niños intentando hacerle ver a su equipo que podría ser que los niños hubieran tenido una mala infancia, podía haber sido posible la incitación de la situación familiar entre múltiples excusas más.


Excusa de los niños:

La excusa expuesta por los torturadores fue el simple aburrimiento en un centro comercial un sábado por la tarde cualquiera.


Características de los niños:

El chico fuerte sabía hacerse pasar por un buen niño, pero realmente era un mentiroso compulsivo. El más débil era más emotivo, pero no menos calculador que su amigo, ya que en el colegio montó fuertes agresiones hacia varios compañeros de clase.


Posibles explicaciones profesionales:

Cuando el aburrimiento y el despagamiento se combinan con dos perfiles temperamentales sale a la violencia, la mezcla puede traer consecuencias trágicas, aquí un ejemplo. Para estas personas el nivel de agresiones y rupturas de la normal hay un punto de excitación y placer que les dan valor propio. Un cómic o video violento puede tener efectos explosivos en individuos situados biológicamente en el lindar del medio del cerebro, con esto, quiero decir que un chico de 10 años aprende tanto las cosas buenas como las cosas malas, aunque esto también depende mucho de la educación que reciben de los padres, no distinguen entre la realidad y los límites de la ficción.


Por MARIA JOSÉ LÓPEZ, 1º Batx

No hay comentarios: