aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

jueves, 12 de noviembre de 2009

20. Diferencias entre Platón y los sofistas a la hora de entender la educación que deben recibir los aspirantes a dirigentes políticos, por CARLOS MOR


La concepción platónica de la educación es totalmente contraria a la de los sofistas. Para éstos consistía en enseñar a sus alumnos ciertos saberes necesarios únicamente para alcanzar el éxito y el poder tenía un valor altruísta (sic) y convencional. Esta concepción sofista, era la que hacía imposible la búsqueda de lo desconocido ya que estaban libres de toda inquietud investigadora.
Sin embargo, Platón entiende por educación el arte de conducir el alma hacia la verdad, orientar la mirada hacia la visión del ser apartándola de lo cambiante o de lo que nace.

La diferencia entre ambos, consiste en una educación pura instrucción, donde el profesor solo infunde nociones y normas de comportamiento (alumno pasivo), y una educación superior donde se estimula la actividad investigadora sobre las cosas.
Para Platón, la educación no puede dejarse a la iniciativa privada (sic), piensa que hay que establecer un sistema estatal y sirve a la necesidades políticas del Estado, que es quien al fin y al cabo organiza la vida de los hombres. Piensa que el saber es una actividad de búsqueda que no se basa en un proceso memorístico sino una asociación entre lo conocido y lo que aun nos queda por conocer. También opina que la dialéctica es la visión de las Ideas como consecuencia de la educación recibida y que el profesor debe estimular la actividad investigadora de su alumno (mayéutica). Para éste, las leyes son una prolongación de las leyes naturales casi tan o más necesarias e inmutables como ellas.

Según la opinión de Platón, los sofistas aparentaban ser filósofos sin serlo y opinaba que eran demagogos. Según éste, los sofistas eran los culpables de la crisis de la ciudad por sus violaciones a los fundamentos tradicionales de la religión y la moral, inculcaban a sus alumnos ciertos saberes para alcanzar el poder y el éxito, aunque lo que defendieran. Solo perseguían el enriquecimiento personal.
El conocimiento tiene para ellos un valor utilitarista, pragmático, convencional, relativo y arbitrario, limitado a situaciones concretas, también podían cambiar las leyes tantas veces como les conviniera. Fundaron las primeras escuelas de pago, utilizaban la oratoria, la lingüística, el derecho político, la sociología y la ética para persuadir la opinión de la gente. La educación, en manos de éstos, estaba capacitada para la adquisición de determinadas destrezas y mañas, suficientes para el triunfo en la vida social y pública y carecían de inquietudes investigadoras.

Por CARLOS MORUNO, 2º Batx.

No hay comentarios: