aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 25 de noviembre de 2009

PUNSET, E., "Pensamiento consciente, decisiones inconscientes", por MINERVA GÓMEZ


comentario del cap. 2 de PUNSET, E., El alma está en el cerebro, Punto de Lectura 2009.


Aunque parezca extraño, cuando tomamos una decisión sobre algo no lo hacemos conscientemente, sino de manera inconsciente. Esto ocurre porque pensamos con consciencia, pero decidimos desde el inconsciente. Algunos ejemplos pueden explicar de manera clara y sencilla esta reflexión. ¿Por qué un jugador de cartas que va perdiendo y sabe que no debe continuar, sigue jugando? Es consciente que tiene que parar, pero decide continuar inconscientemente.


Conocer a las personas y entender su comportamiento es difícil. Sólo las cosas más personales como el tipo de lectura, la comida, si es ordenado/a o no, nos dará a conocer esa persona. Confiar después en ella es aún más complicado.


Un ejemplo muy común de esta confianza es la que nos transmite nuestro médico de cabecera, el de toda la vida. Aunque no nos acierte con el tratamiento, nos escucha siempre, es simpático, nos dice lo que podemos tener, etc., de manera inconsciente confiamos en él, aunque sabemos que no nos acierta.


Sin embargo comparemos a este médico de cabecera con otro muy competente y reconocido. Nos visita, sabe lo que nos pasa y nos receta. Pero sólo se limita a eso, no nos explica qué tenemos y, a pesar de ser un médico muy bueno y reconocido no confiamos en él. Una vez más nuestro pensamiento es consciente, (el médico es bueno), pero decidimos desde el inconsciente (no confiamos). Es contradictorio, si es bueno deberíamos confiar. Estamos convencidos que decidimos reflexionando y de manera consciente, pero no es así.


Otro aspecto importante del inconciente es saber que éste obtiene información y datos a los que no se podría llegar de manera consciente. Las decisiones del inconsciente nos muestra la personalidad de cada individuo. El test de Rorschach está formado por 10 manchas de tinta simétricas. Éstas no tienen ningún significado, pero el psicólogo le pide al paciente que explique qué ve en ellas. Las 10 manchas sólo sirven de excusa para que una persona muestre su visión del mundo. Dependiendo de sus respuestas se puede averiguar cómo percibe su entorno, qué siente sobre sí mismo. En resumen, el estudio complejo y especializado del test de Rorschach ofrece una gran información sobre la personalidad del sujeto.


La ventaja de este test de personalidad respecto a otros es que como la persona no sabe lo que se le está preguntando, no puede manipular o engañar al psicólogo para dar buena imagen, porque no sabe si su respuesta es buena o no. En este test no hay respuestas buenas ni malas. Ver en una mancha una mariposa no determina nada, se necesita un conjunto de respuestas y la variedad de éstas. Como ya he comentado es una prueba muy compleja que sólo pueden evaluar especialistas.


Glawell, es un periodista de una revista científica. Éste afirma que una opinión instantánea puede tener tanta validez como otra que se ha reflexionado. Lo sorprendente es que estas opiniones instantáneas son tan fiables como las decisiones que tomamos razonadamente. Así podríamos deducir que lo que sucede en nuestro inconsciente es más importante que la cantidad de información de la que disponemos conscientemente.


Este conocimiento intuitivo, según Glawell, tiene mucho que ver con las relaciones entre las personas. Las pautas que sigue la gente al relacionarse se pueden identificar y captar rápidamente. Así, cuando tenemos una impresión inmediata captamos por intuición ese tipo de pautas, si somos capaces de descubrirlas, podremos predecir cómo se resolverán las distintas situaciones de la vida. También nos puede ayudar a entender las relaciones humanas.


Existen pautas muy claras y evidentes como el desprecio entre las personas, siendo imposible la relación entre ellas. Se puede afirmar así, porque el desprecio está relacionado con la exclusión (rechazo, expulsión). Podemos estar enfadados, pero considerar que las dos partes son iguales, entonces se discute. Pero, si somos despectivos, ni siquiera discutimos, expulsamos y rechazamos directamente.


Por otra parte el inconsciente a veces nos engaña. ¿Cómo se nos invita a consumir? Hay que tener en cuenta que van a influir una gran cantidad de factores que inconscientemente nos van a hacer consumir. En los establecimientos todo está estudiado para ello, la iluminación, la altura de los productos, la estructura del edificio, etc. La cuestión está en darnos cuenta de estas cosas. Aunque el ser humano es más complejo de lo que creemos y no es tan fácil manipularlo, porque hace más caso a su inconsciente que a las manipulaciones de otros.


Como conclusión podemos decir que el inconsciente ocupa una parte importante del ser humano y que es muy complejo y por eso aún queda mucho por explorar. Presenta contradicciones con el propio consciente. A veces no coincide lo que pensamos con lo que hacemos. ¿Acaso lo consciente va separado de lo inconsciente? Esta sería una de tantas preguntas que formarían una larga lista sobre el funcionamiento de nuestro cerebro y que aún están por resolver.



Por MINERVA GÓMEZ, 1º Batx.

No hay comentarios: