aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

lunes, 16 de noviembre de 2009

Sacks, O., El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Anagrama 2009, cap. , por MARÍA JOSÉ LÓPEZ


REBECA


Rebeca es una chica de 19 años que carece del sentido del espacio, no coordina los movimientos y tiene mucha torpeza, a pesar de ello, no le impedía ser una chica feliz. El capitulo cuenta que en su mundo imaginario era una apasionada del teatro y del mundo artístico. Amaba el canto liturgia judía, la sinagoga y todo lo relacionado con al mundo eclesiástico.


DIÁGNOSTICO DE SACKS


Tenía problemas perceptuales y espacio temporales y deficiencias de sistematización. Era una masa de deficiencias e incapacidades, una subnormal motriz.


REACCIÓN DE SACKS FRENTE A LA VISIÓN HUMANA


Sacks vio a Rebeca sentada en un banco, antes de entrar a la terapia, y se acercó y se dio cuenta de que a un paciente se le dan resultados a medias, que solo se le da el resultado neurológico y no la visión humana, la visión humana es aquella que se ve a simple vista, que no hace falta una prueba para detectarlo. A veces la visión humana puede llegar a ser más eficiente que la neurológica, porque las visiones neurológicas no muestran las facultades y virtudes de una persona.


HABILIDADES Y DEFICIENCIAS


Rebeca entre otras cosas era un ser inigualable y poético tenia pasión por la coherencia y la composición narrativa. El único pero no poco importante problema de Rebeca era la incapacidad de ver problemas y resolverlos.


CONCLUSIÓN


El caso de Rebeca ayudó a Sacks a ver a una persona de verdad, verla de las dos maneras, neurológica y humanamente. Al fin Rebeca pudo hacer su sueño realidad de poder actuar en teatros y ser lo que siempre había soñado ser. Aquí también comprobamos el poder de la música para organizar y hacerlo de manera eficiente.



Por MARÍA JOSÉ LÓPEZ, 1ºBatx

No hay comentarios: