aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 2 de noviembre de 2011

17. ¿En qué consiste gobernar la propia alma?, por Luis Rodrigo



Gobernar la propia alma consiste en respetar la jerarquía natural de sus componentes, con el fin de ser un fiel reflejo del orden y la armonía eternos del Mundo de las Ideas, para alcanzar así, la justicia en el propio individuo.

Para alcanzar la virtud del alma, la justicia, las tres partes del alma deben establecer un cierto orden. Así, la parte racional gobernará sobre la irascible y la apetitiva. Siempre y cuando se respete esta armonía, cada parte del alma desarrollará la virtud que le es propia.

La ruptura del orden natural entre las tres partes de alma, daría lugar a la injusticia del individuo: cuando las pasiones o los apetitos gobiernan sobre la razón, invirtiendo el orden natural de las cosas, la injusticia hace presencia en la persona.

La desarmonía y el desorden en la persona, causará que las partes del alma no desarrollen las virtudes que les son propias.

Es fundamental establecer un orden en el alma, ya que, no solo en el alma existe una jerarquización entre las partes. El orden natural del alma, se refleja directamente en la estructura del Estado Ideal. El Estado Ideal también está compuesto por una jerarquización de sus clases. Cada una de estas clases, se corresponderá con el tipo de personalidad del individuo, con el orden entre las partes del alma.

La clase de los productores, corresponderá a aquellas almas en que la parte apetitiva gobierne sobre la irascible y la racional. La clase de los guardianes, será fruto de que la parte apetitiva y la racional, sean sometidas bajo la irascible. Por último, la clase del filósofo-gobernante, en que la parte racional deberá imponerse sobre la parte irascible y la apetitiva.

Al igual que las partes del alma, cada clase del estado, tiene como fin desarrollar la virtud que les es propia, y, respetando este orden natural, se conseguirá la justicia en el estado. Así, la justicia establecida en el alma y la justicia establecida en el estado, hablan de la misma Idea de justicia, del fiel reflejo del orden y la armonía eternos del Mundo de las Ideas.

Gobernar la propia alma, no significa solo sacarle a cada parte la virtud que les propia. Significa que esa jerarquización estará relacionada directamente con la composición de las clases del estado. Al igual que cada parte del alma, da lugar a una virtud, cada clase del estado dará lugar a una función dentro del estado. Respetando el orden natural de las partes del alma y de las clases del estado, se conseguirá la justicia en el alma y la justicia en el estado, cada parte y cada clase desarrollará la virtud y la función que les es propia. Gracias a la correcta jerarquización de las partes, se conseguirá alcanzar la misma Idea de justicia.

3 comentarios:

Laura Merino García dijo...

Gracias por esta entrada del blog. No sabía a lo que se refería exactamente con lo de "gobernar la propia alma" y por fin lo he entendido. ¡Un saludo!

Laura Merino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura Merino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.