aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 1 de noviembre de 2011

El dualismo antropológico en Platón, por Fernándo López

¿Qué es el dualismo antropológico? El dualismo antropológico quiere decir que el cuerpo humano es un compuesto entre cuerpo y alma. El alma se caracteriza por estar compuesta en tres partes. La parte racional, la irascible y la apetitiva. La parte racional es la inteligencia que nosotros tenemos sobre las cosas verdaderamente importantes, lo que de verdad existe (esto después lo llamaremos ideas), la parte irascible, son las emociones y las pasiones que nosotros notamos pero no sabemos donde están y la parte apetitiva son los deseos materiales, el deseo por las cosas k percibimos por los sentidos.
Para Platón habían tres estados ideales a cada cual le tocaba una parte diferente del alma y cada estado tenía su virtud. El primer estado eran los gobernantes,  que eran los más sabios de todos y tenían un alma racional ya que la función que tenían era gobernar la ciudad. El segundo estado eran los guardianes que eran muy valientes. Ellos tenían que defender la ciudad y para ello recibían una educación especial. Platón decía que su alma era irascible. El último estado que mencionaba este filósofo era el estado de los productores, que eran muy templados, y tenían como función producir todo aquello que la comunidad necesitaba para sobrevivir. El alma que tenían era apetitiva. HABÍA PREDOMINIO DE CADA UNA DE LAS FUNCIONES. 
Continuando con el alma, sus tres partes persiguen unos ítems distintos. La parte racional persigue a lo verdadero y a lo bueno mientras que la parte irascible persigue el reconocimiento y los honores y la parte apetitiva persigue los bienes inmateriales y los placeres.
El alma desprecia a todo lo que sea material y lo que tenga que ver con el cuerpo, el alma desprecia a todo lo que se degrada, a todo lo que no es real, el alma persigue lo inteligible y no lo sensible tal como dice la ontología. Dice que lo que realmente existen son las ideas, que estas son las esencias de las cosas. Es la verdadera realidad y no la apariencia.
El alma, según Platón, existía en una vida anterior donde fue aprendiendo ideas que existían, pero esta tiene que volver a otro cuerpo. El cuerpo es la cárcel del alma ya que no puede salir hasta que el ser humano fallece y queda en libertad.
Para la ontología, las ideas o el mundo inteligible se correspondían con el alma en la antropología. El alma esta en el mundo inteligible mientras que el cuerpo está en el mundo sensible junto a las cosas. Según la epistemológica, el alma se correspondería con el conocimiento, mientras que el cuerpo seria simplemente opinión, el conocimiento aparente.

Por lo tanto, el alma estÁ en el mundo inteligible mientras que el cuerpo está en el mundo sensible. 
Respecto a la relación en el mundo sensible y el mundo inteligible se refiere por ejemplo al mito de la caverna.  El interior de la caverna significa el mundo sensible, ya que todo lo que ven son sombras, son cosas aparentes. Los encadenados por la ignorancia no conocen lo que de verdad importa para Platón que es el mundo inteligible, es decir el exterior de la caverna. Cuando el prisionero comienza a ascender por la cuesta hacia fuera de la caverna, se da cuenta de lo que son las cosas y no la apariencia de las cosas que el veía. Comienza a ser educado para poder conocer las ideas. Cuando sale de la caverna al exterior, ya comienza a ver un poquito las cosas, aunque no del todo bien, comienza a conocer algunas ideas hasta que por fin le echa un vistazo al sol y puede verlo. Por la educación que ha tenido, consigue llegar a conocer todas las ideas y ve el sol, que es la idea de bien. Este prisionero ya podría ser gobernante según Platón porque ya conocía todas las ideas.
En consecuencia, para Platón la educación constaba en educar a una persona para que pudiera gobernar el país y llevarlo bien. 
Para poder gobernar el país, se requería de la justicia, y esto solo se podía aprender mediante la filosofía, por eso Platón expone la teoría del filosofo – gobernante. Platón también mencionó refiriéndose a la política, el estado ideal. Que constaría de gobernantes, productores y guardianes. Platón decía que el estado es como un individuo pero mucho más grande.
Con esto hemos vuelto a los tres estados que le correspondía una parte del alma a cada uno. BUEN GESTO, PERO MÁS QUE MENCIONARLO HAY QUE HACERLO CON CLARIDAD, CON DESARROLLO.
En definitiva, Platón enfocaba el dualismo antropológico como la relación entre el alma (mundo inteligible) y el cuerpo (mundo sensible). El cuerpo es algo pasajero, algo que se va a degradar, algo que desaparecerá y no se volverá a encontrar, mientras que el alma que habitará en cuerpos, cuando este desaparezca se irá en busca de otro para habitar en el. Pero el alma no desaparecerá, ni se degradará, ni acabará desapareciendo, sino que se reencarnará en otro cuerpo.
El dualismo antropológico se basa en el alma y en el cuerpo.

1 comentario:

Oscar Fernández dijo...

Introducción! Que al principio se digan las líneas generales de lo que ha de venir luego. Hay que demostrar la comprensión, no se da por supuesta.

Ojo estilo, por adelantar entre paréntesis.

Hay un intento por no salir del tema, por ordenar los elementos y por volver al punto de partida al final. Falta algo de consistencia y sobre todo precisión en cómo lo dices: cuidado con las simplificaciones.

Y no dejes frases sueltas!

De destacar el permanecer en el tema y a mejorar el cómo introducir otros de refilón.