aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 1 de noviembre de 2011

7. Explica las diferencias entre la realidad sensible y la realidad inteligible, por Noel Conde




Platón siempre hizo distinción entre la realidad sensible y la inteligible, pero mucho antes que él, y que de la existencia de las ideas, ya hubo filósofos que se plantearon éstas diferencias, normalmente se trataba del debate entre dos escuelas filosóficas que pensaban de diferente manera:

Aunque no se hablaba directamente, como hacía Platón, de un mundo inteligible y otro sensible,  si que se hacía mención a la manera de llegar al conocimiento, por ejemplo, en el caso de la filosofía presocrática, tenemos a los filósofos jonios y a los itálicos. Se dice que con los filósofos jonios  se inicia la filosofía y la ciencia, basaron sus estudios en la naturaleza, y basaban sus investigaciones en la información que nos suministran  los sentidos: al contrario, los filósofos itálicos, basaron su búsqueda de la verdad en la razón, además, pensaban que la información que nos proporcionan los sentidos no sólo es poco fiable, sino también engañosa.

En el grupo de los itálicos hay que incluir a Parménides y a Pitágoras. Parménnides distinguía dos vías del conocimiento: la vía de la verdad y la vía de la opinión. La vía de la verdad es la vía del conocimiento, es decir, que llegamos al conocimiento a través de deducciones y de pensamiento lógico, sin necesidad alguna de recurrir a los sentidos que nos dan información engañosa,  llegando a la conclusión de que el ser, lo que realmente existe, es lo único que nunca cambia; en cambio, la vía de la opinión, es la información engañosa y poco fiable que nos proporcionan los sentidos, no usa la razón, y, por lo tanto, como las cosas que percibimos por los sentidos cambian constantemente, se podría decir que éstas cosas no “son”, no existen.

Pitágoras, tampoco se fió de la información que percibimos por los sentidos, pero en vez de utilizar la razón como vía del conocimiento, utilizó las matemáticas. Para Pitágoras, las cosas eran números, es decir, que los números constituyen la esencia de las cosas. Para todos los pitagóricos, el cuerpo era tan sólo la cárcel del alma, y el alma tenía que librarse de él, ya que la función principal del alma era el conocimiento del orden y de la armonía, y su vía de acceso, las matemáticas.

Aunque estos filósofos no hablaron de las ideas, ni de un mundo inteligible y otro sensible, sí hablaron de los medios para llegar al conocimiento, destacando dos grupos generalmente: los filósofos que se guían por los sentidos, y los filósofos que se guían por la razón. Platón, en su filosofía, ya se encontrará todas éstas cuestiones formuladas, y le servirán de referencia para hacer esa distinción entre mundo sensible e inteligible.

Para los Sofistas, en cambio, no hubo nunca ninguna realidad inteligible, para ellos todo era relativo, si tu piensas que las cosas son de una manera, para ti esas cosas serán de esa manera, y no hay nada absoluto, que diga, por ejemplo, que está bien o mal, si no que se considerará por bueno, aquello que la mayoría de la gente considere bueno.

Se define ontología como la realidad, lo que son las cosas. Platón defenderá, entonces, un dualismo ontológico, es decir, que distingue dos niveles de realidad: el mundo inteligible y el mundo sensible.

El mundo inteligible, es el mundo de las Ideas y de los objetos matemáticos, son realidades ocultas a los sentidos, sólo podemos llegar a ellas a través de la inteligencia y del pensamiento, las realidades que allí se encuentran son inmateriales, inalterables, eternas y perfectas, por lo tanto, las realidades que se encuentran en el mundo inteligible, las Ideas y los objetos matemáticos, tienen más existencia que la realidad sensible.

El mundo sensible es el mundo de las realidades perceptibles por los sentidos, se pueden ver, tocar, escuchar, oler, e incluso saborear, estas cosas se encuentran en continuo cambio, son imperfectas, nacen y mueren, o sea que no son eternas, por tanto, las realidades que se encuentran en este mundo existen menos que las realidades inteligibles.

Las Ideas son las esencias de las cosas visibles, es decir, que la existencia del mundo sensible depende del mundo inteligible, ya que las cosas que nos encontramos en el mundo sensible tan solo son copias imperfectas y numerosas de las ideas. Se puede decir que la copia que más se parezca a la Idea a la que hace referencia, es más real que la que está más lejos.

Para conocer una cosa, por ejemplo, un libro, necesitamos conocer la Idea de libro, paradójicamente, para conocer la Idea de libro, antes tendremos que haber visto un libro.

4 comentarios:

SHEILA dijo...

Hola Noel, he leido tu comentario y lo primero que me salta a la vista son los conectores. Para enlazar cada párrafo, hay que usarlos! Me he perdido un poco leyendolo y he tenido que volver varias veces al título para ver lo que te pedian. Un pequeño consejo, recuerda lo que dijo Oscar: hay que contestar a lo que te piden, no soltar un ROLLO. :)

Noel Conde dijo...

Lo tendré en cuenta, gracias xD

Noel Conde dijo...

Si la verdad es que lo he vuelto a leer y creo además que sobran dos o tres párrafos ... :S

Anónimo dijo...

Opino como Sheila. Noel hace falta usar más conectores(también me puedo aplicar ese cuento porque parece que les tengo alergia XDD) pero la información esta muy condensada y en menos párrafos podrías haber puesto la misma información y más clara.


MªJosé.