aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

martes, 1 de noviembre de 2011

Epistemología en Platón, por Natalia Amador

 
Platón considera  que la realidad se divide en dos mundos, el sensible y el inteligible.

Que los explica a través de lo que esta alcance de nuestra vista,  el mundo sensible a través de los sentidos al que le denomina que es poco fiable e inferior al conocimiento, se podría definir como las opiniones. Después esta el inteligible que esta formado por las verdades más absolutas las ideas que sería el grado superior del conocimiento.

Dentro de los dos mundos estarían los dos niveles de saber el conocimiento es el ser y la opinión el devenir. La opinión también constituye para el una cierta clase de saber porque ya en este terreno puede discurrir sobre si algo es justo o no es justo a través del conocimiento porque si no conocemos la esencia no podremos ni dar opiniones y aunque solo sean opiniones será mejor y valiosa.

Para Platón adquirir conocimiento consiste en recordar lo que el alma sabía cuando habitaba en el mundo inteligible de las ideas antes de caer al mundo sensible y quedar encerrada en el cuerpo , el alma desde su nacimiento tiene sus conocimientos e ideas al que llegas a recordar con una educación adecuada que nos lleve a las ideas.

La palabra dialéctica para Platón se refiere al método de preguntas y respuestas con fin de llegar a la verdad. El fin último de la dialéctica sería lograr la definición de las cosas, o solucionar las cuestiones que se debaten en los diálogos, en el sensible y en el inteligible sería el más alto grado de conocimiento y consistiría en la contemplación intelectual de las Ideas.

A través del conocimiento también podrás llegar a la idea del bien aunque no solo tienes que centrarte en el conocimiento para ser el mejor sino en la virtud que esta unida a la felicidad, considerada esta como el sumo bien del hombre. La virtud desempeña en el proceso ético la misma función que la dialéctica en el proceso del conocimiento.

1 comentario:

Oscar Fernández dijo...

Ojo al comienzo, es más fácil y efectivo si os centráis en tratar el tema en el primer párrafo. ¿Que si no de qué iba a ser yo tan pesado?

Así que nota cómo hay un poco de dispersión al principio. Esfuérzate en enfocar el tema. Que cada párrafo sea un paso adelante.

Lo que sí que está conseguido es que cada párrafo es una cuestión. Es un buen comienzo.

Pero falta información, es mucho más lo que se puede decir. Queda como un primer ejercicio al que hay que ir añadiendo elementos, desde Parménides al estado ideal, del intelectualismo moral al paralelismo entre el alma y la polis.

Insisto, buen comienzo en cuanto que se ha de hacer de otra manera, pero queda mucho por hacer.