aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

lunes, 31 de octubre de 2011

Platón: El alma, por Karina Erazo


TODO PLATÓN : EL ALMA

Para Platón, el ser humano está formado por dos partes, más conocido como dualismo antropológico, cuerpo y alma unidos. Una idea que ya la manejaba el cristianismo y Descartes.
También afirma en el diálogo “Fedro” que la unión alma y cuerpo es puramente accidental, hasta el punto de ser una unión como castigo; el cuerpo la cárcel del alma.

El alma es inmortal e inmaterial, al contrario de nuestro cuerpo, por ello es nuestro verdadero ser, como Platón dijo “el ser humano es su alma”.
La función del alma es el conocimiento, ¿Y cómo puede el alma humana adquirir este conocimiento? Para resolver esto propone la teoría de la reminiscencia.
Esta teoría dice desde el punto de vista del dualismo ontológico, de mundo sensible y mundo inteligible, que el alma ha preexistido en el mundo de las ideas (nivel superior a la realidad) y en el cual, la única actividad del alma sería contemplar estas ideas; lo que pasa, es que el alma al entrar en el mundo sensible (mundo del devenir y de la multiplicidad, de lo que cambia) y encarnarse en el cuerpo, olvida estas Ideas y por ello, solo queda una huella difusa de estas.
Por lo tanto, más preciso sería decir, que el alma es encargada de recordar.

El cuerpo, con respecto al alma, es material, mortal, sometido a apetitos, deseos,..El cuerpo a diferencia del alma tiende a buscar lo material (el mundo sensible), por ello se dice que el cuerpo arrastra el alma a lo sensible, donde jamás encontrará el conocimiento, la oportunidad de recordar.
Por ello el alma ha de vencer y dominar el cuerpo si quiere llegar a conocer realidades inteligibles donde hallará la verdad y la virtud.

Lo que me lleva a hablar de la Epistemología, que se encarga de mediante un largo proceso educativo del cuerpo y del alma, llegar a conocer las ideas, proceso imprescindible para Platón. DI IMPRESCINDIBLE PARA QUÉ.
Una vez entendidas las opiniones, el saber relativo, el saber de la realidad sensible y material, aproximarnos un poco a las realidades inteligibles que sumándole la inteligencia, nos ayudará a  llegar al conocimiento de estas, la episteme.
Como nos decían en el mito de la caverna, no hay que confundir los reflejos de la realidad (opiniones) ,con la realidad (los conocimientos) ya que estaríamos presos de las cadenas de la ignorancia que no nos dejarían avanzar en el camino largo, que es la educación, para llegar a conocer la idea del bien, y el orden, ideas indispensables para armonía de las otras ideas, “llegar a ver el Sol, sin que te haga daño”. SOBREDOSIS DE COMAS.

Para Platón este proceso educativo es muy importante, ya que es la educación de un futuro gobernante éticamente correcto. No solo es importante este conocimiento, también lo es la virtud, para ser justos, la virtud principal del alma.

Lo que me lleva a hablar de
lo que consiste la justicia en el alma, que trata de respetar una jerarquía natural, según las partes del alma :
La primera parte del alma es la racional, la inteligencia (ubicada en la cabeza), que es la que ha de regir las otras dos.
Ha de gobernar la parte irascible, fuente de pasiones y emociones humanas, (la cual reside en el pecho) para además, gobernar la parte apetitiva, fuente de apetitos y deseos materiales (sede el bajo el vientre).
Cuando tenemos esta concordia y armonía  decimos que hay justicia.


Por ello, el gobernante ideal, ha de cumplir esta jerarquía y con el camino del conocimiento, llegar a percatarse de la armonía del cosmos inteligible, alcanzar el conocimiento Supremo del Orden y de la justicia como armonía.
Y como cabe esperar un gobernante ideal ha de gobernar un estado ideal, que se dividiría en tres clases :
-La clase de los productores : Esta está compuesta por artesanos, obreros, campesinos,..Cuya función es producir lo que la comunidad necesite para sobrevivir y para tener un cierto lujo y en ellos predomina la parte mas baja del alma, la parte apetitiva. Por lo tanto la virtud de los productores será la templanza o moderación.
-La clase de los guardianes: Su función será la defensa de la ciudad, en estos predomina la parte irascible del alma sobre las otras. La virtud de estos, será su valentía y recibirán una educación especial en la que los mas destacados, los mejores guardianes, formarán parte de la tercera clase.
-La clase gobernante-filósofos : La clase superior, su función es gobernar la ciudad y contemplar el orden y la armonía del mundo de las Ideas eternas. En estos predominará la parte racional cuya virtud será la sabiduría o prudencia.
En su aprendizaje, destacar las matemáticas y la filosofía (la dialéctica).

En conclusión, podemos apreciar que el alma, directa o indirectamente forma parte de las teorías Platónicas, ya que podemos relacionarla con cada uno de los puntos que trata,la antropología, la ontología, la epistemologia, en la política...Tiene gran valor en su filosofía y en su sociedad utópica.


1 comentario:

Oscar Fernández dijo...

Quita las dos primeras palabras, perdemos fuerza.
Busca redactar el primer párrafo, darle continuidad para que quede bien claro que controlas el tema. Unas cuantas líneas relacionadas que sean el mapa de lo que ha de venir luego.

Eso que os insisto de la redacción es muy importante, hay que saber el fondo y saber presentarlo, saber redactar. Filosofía es eso.

Busca conectivas, pero evita el "Lo que me lleva a hablar de...", no te radies, ponlo como si el tema te lo estuviera exigiendo, como si para cualquiera que supiera de eso después de una cosa viniera la otra. El ejercicio es decirlo pero de acuerdo a las exigencias en cada momento del texto. Está bien hecho el fondo y falta la última mano.

Como esquema de fondo está bien, pero has de poner más atención a la forma, definir más. Eso se consigue con tiempo de libro y viendo aquí os aciertos de los compis.

Otra cosa: busca cómo trufar los demás temas, fíjate en cómo otros van colocando lo que no se ha preguntado explícitamente, para quedar bien. Nos lo habías vendido como "todo Platón" y luego quedan muchas cosas fuera.

Más fuerza a la conclusión, parece que te llamaban para cenar y tenías que acabarlo de cualquier manera.

Lo importante es que va en la buena dirección.