aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 5 de octubre de 2011

Sócrates, por María Carratalá (2Batx)



          ''Solo sé que no sé nada'' es la mítica frase que dijo Sócrates. Aunque, para no saber nada, aquí estamos, XXI siglos después, estudiando su filosofía. Él decía que si eres consciente de tu ignorancia, tienes mayor facilidad para aprender, y es que solo el que reconoce no saber está en condiciones de ampliar su conocimiento.
         
          Fue el maestro de Platón y su muerte influyó mucho en la vida de este, tanto que dejó a un lado la política y se centro en la búsqueda de como construir un Estado Ideal con una política filosófica. Pero antes de morir, nos deleitó con su forma de pensamiento.

          En primer lugar, él tenía una concepción absolutista de la verdad y los valores morales. Para Sócrates, la verdad no era relativa. En cambio, la opinión sí. La verdad era absoluta, objetiva y universal. También aportó su opinión sobre la educación. La finalidad de esta es alcanzar la verdad para ser feliz. Y esa verdad la teníamos que sacar de dentro de nosotros, buscarla en nuestro interior con ayuda de un orientador que nos guíe. Y esa ayuda la recibiremos a través del diálogo, que es en lo que se basa la dialéctica, el método educativo de Sócrates. Esta consiste en la conversación entre el maestro y su discípulo, y consta de dos fases:

            -La primera es la fase de la ironía. En ella, el maestro hace preguntas a su discípulo con el fin de hacerle dudar de lo que creía que sabía. Le hace caer en contradicciones para que se replantee si de verdad sabe esa cosa o no. Cuando el discípulo reconoce su ignorancia, este ya está preparado para aprender. Por que, como decíamos al principio, solo el que reconoce no saber está en condiciones de cultivarse.

            -La segunda fase es la mayéutica. Una vez reconocida la ignorancia, hay que lograr que el discípulo encuentre dentro de si mismo la verdad. Esta fase debe finalizar con el hallazgo de una realidad, de una afirmación.

          Por último, también indagó en las definiciones esenciales. Según Sócrates, todas las cosas justas tenían una característica común, igual que todas las cosas buenas... y, gracias a dicha característica, podemos diferenciar lo que es justo de lo que no, y lo que es bueno de lo que es malo. En la definición se tenía que expresar lo más importante de aquello que estaba hablando, su esencia.

          Como conclusión, sabemos que para Sócrates la filosofía solo puede practicarse con el diálogo, y que cada persona tiene que sacar el conocimiento que lleva dentro, pero, lo único que el anhelaba era la verdad. Dedico su vida a la búsqueda de esta.
   

Buen ejercicio María. Eso es lo que había que hacer, pelear el texto y darle orden al contenido (había puesto "ideas", no se lo digáis a nadie). Ése es el resultado de apropiarse de la teoría. Para completarlo se pueden hacer relaciones con ese tema u otros. Y hay una errata...

2 comentarios:

Noel Conde dijo...

la jeta de Sócrates se parece mucho a la del actor que lo interpreta en la película, y.. eso es... bueno...

Mengod dijo...

Bueno, la verdad es que es interesante... pero creo que a lo mejor te dedicas mucho a hablar del la educación y dejas temas pendientes como el intelectualismo morál u otros... no deja de ser una crítica constuctiva ;) pero esta guay jejeje