aquí sí que se encuentras lo que buscas en el blog

miércoles, 12 de octubre de 2011

Verdad y opinión, por Sara Andrés




Parménides, creador de la lógica, decidió despreciar el conocimiento sensible por no ser lo suficiente fiable y distinguió dos vías de conocimiento:

-       La vía de la verdad: El único camino que ayuda, según el filósofo, a alcanzar la verdad por medio de deducciones y razonamientos. La única vía para conocer la realidad. El ser es y el no ser no es. Una afirmación que nos dice que aquello que existe existirá siempre y sin cambiar. Parménides decide prescindir de los sentidos, ya que Éstos nos pueden hacer ver o sentir realidades engañosas que cambian y, por tanto, no existen.

-       La vía de la opinión: Este camino contradice al otro, ya que en éste se utilizan los sentidos engañosos que nos hacen errar en la otra vía y por eso tenemos que prescindirlos. El ser: es y no es. Esta enunciación parece contradictoria ya que, por ejemplo, si una mesa es cuadrada no puede ser redonda. Ser y no ser son cualidades contradictorias, y los objetos y demás elementos de la naturaleza no pueden ser dos cosas que se contradigan a la vez. Sin embargo, por eso mismo esta es la vía de la opinión, porque una opinión no es real, tan sólo es una aportación de tus pensamientos que tú haces respecto a alguna cosa o asunto.

Parménides, en la primera vía, se comporta de una forma universalista, diciendo que sólo hay una realidad y que ésta es común para todos. Y en la segunda vía, tiene una visión más relativa, ya que la opinión no es para todos lo mismo y cada persona ve las cosas según su forma de pensar. Se podría decir que si las dos vías son correctas y existen como tal, aquellos que crean en el universalismo son relativistas a la hora de hablar de lo que cada uno cree ver en la realidad.

Y teniendo en cuenta ambas vías, se pueden apreciar dos realidades distintas: la que ven nuestros ojos y la que éstos deben alcanzar, según Parménides.
 -------------------------------------
Buen trabajo, las imprecisiones son producto de haber entrado en el tema. Se equivoca -y aprende- el que dice algo, no el que repite el libro.
Pero la vía buena es la de la verdad, la que nos dice lo que es. La de la opinión es errónea.
Así que con esa seriedad a por Platón en la próxima. Procura manejar mucha información. 

No hay comentarios: